lunes 15 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Intrusión » 5 mar 2007

Nueva tecnología Anti-Camuflaje

Detectores de intrusión IWISE (Doble Tecnología)Rokonet ha incorporando el último adelanto tecnológico ANTI-CAMUFLAJE Technology a la nueva serie de detectores de intrusión IWiSE de Doble Tecnología, que aseguran que ningún intruso pasará sin ser detectado.


La Tecnología Anti-Camuflaje cubre cualquier intento de robo, aún cuando se utilicen técnicas de camuflaje para anular la radiación infrarroja. Esta situación es identificada por un único patrón algorítmico de reconocimiento,  ubicado dentro del microprocesador del Detector IWiSE  y que automáticamente conmuta al detector para dar alarma, basado únicamente en la detección de Microondas por una predefinida ventana de tiempo.
La innovación tecnológica Anti-Camuflaje está conducida por una conmutación automática del doble canal PIR/MW al simple canal de la MW  (microondas) para dar alarma y retorno. De esta manera, se prevén las falsas alarmas. También supera la limitación de detección pobre de la tecnología PIR (infrarrojo pasivo), ya que permite reconocer automáticamente cuando la temperatura es cercana a la del cuerpo humano.

Esta nueva tecnología garantiza la alta inmunidad a las falsas alarmas  de doble tecnología, junto con el de la alta capacidad de detección del canal de microondas.

Por qué usar dos tecnologías en un solo detector
Los primeros detectores comerciales de intrusión empleaban la tecnología de ultrasonido para
detectar movimientos y sufrían de falsas alarmas causadas por corrientes de aire. Del mismo modo, los detectores a base de microondas (MW) introducidos en los años 70 son fácilmente accionados por objetos en movimiento que no son intrusos. Los detectores con tecnología pasiva infrarroja (PIR) superan tales limitaciones captando el calor corporal de un intruso en movimiento. Sin embargo, los detectores que confían únicamente en la captura PIR sufren de interferencias originadas en la radiación térmica y la luz blanca, y devienen en completamente inoperantes con altas temperaturas. En los últimos años la industria registró un avance considerable con la introducción de los detectores de doble tecnología, en los que el canal microonda contribuye a prevenir las falsas alarmas asociadas con los detectores únicamente PIR.

Cómo previenen los detectores de doble tecnología las falsas alarmas
Diseñados para evitar las falsas alarmas, los detectores de doble tecnología producen alarma solamente cuando se detecta un incidente por ambos canales: el infrarrojo pasivo (PIR) y el de microondas (MW). El tipo de incidentes capaces de hacer que el canal PIR, sensible al calor, produzca una falsa alarma – la radiación térmica y la luz blanca – no afectan al canal microondas. Recíprocamente, el canal microondas reaccionará en presencia de vibraciones irrelevantes o movimientos dentro o fuera de la zona protegida, y dado que no activarán el canal PIR, no habrá falsas alarmas

Cómo puede la doble tecnología fallar y no detectar acontecimientos reales
El punto débil inherente a la doble tecnología consiste en que si cualquiera de los dos canales falla, el detector no conseguirá detectar un acontecimiento real. Altas temperaturas, o una pantalla bloqueadora de emisión PIR pueden impedir al canal PIR captar la presencia de un intruso. Aún en el caso de que el canal microondas capte claramente el movimiento, el detector de doble tecnología no hará sonar la alarma y el incidente pasará sin ser registrado. Algunos fabricantes han tratado de superar este defecto ofreciendo selección por el usuario o lógica automática, en la cual la detección por medio de cualquiera de los dos canales basta para producir la alarma. Con todo, esta modalidad no es muy popular, dado que sufre de las deficiencias en materia de falsa alarma observadas en las dos tecnologías.

 

VIDEOS