domingo 22 de julio de 2018
Revista Innovación Seguridad » Detección de incendios » 11 oct 2010

Fuego Red protege al Teatro Colón

En el mes de mayo pasado, la noticia de la reapertura del Teatro Colón estuvo en boca de todos. Controversias políticas de lado, lo cierto es que el edificio ahora cuenta con un completo y moderno sistema de detección de incendios y automatización del aire acondicionado e iluminación. La implementación de la obra estuvo a cargo de la compañía Fuego Red y Daniel Aiello, su Gerente General, revela los principales detalles del proyecto.


¿Cuáles son las obras más importantes que implementó Fuego Red?
Las obras más recientes y emblemáticas que hicimos fueron las del Teatro Colón, el edificio del Bicentenario -antiguo Correo- y la Aduana de Taylor, próxima a la casa de gobierno.

En el interior del país tenemos trabajos hechos en el Hotel Casino de la ciudad de Rosario y hace muy poco terminamos una obra de detección de incendios en la mina Perquitas, ubicada en la provincia de Jujuy. Además, Fuego Red instaló soluciones contra incendio en el hotel Llao Llao de Bariloche, Río Negro.

¿Qué soluciones instalaron en el Colón?
En el Teatro implementamos todo lo que es detección de incendio, audio-evacuación y telefonía de emergencia. Se trata de uno de los proyectos más complejos y completos en materia de teatros clínicos de Sudamérica.

Por otra parte, también instalamos soluciones para el control inteligente y la automatización de los sistemas de aire acondicionado e iluminación de todo el edificio.

¿Cuánto tiempo demandó ese proyecto?
La obra la iniciamos en el año 2006 y recién ahora, antes de que se inaugure, pudimos terminarla. Sin embargo, aún hoy se siguen haciendo pruebas de funcionamiento de los equipos.

¿Cuál fue el principal obstáculo a sortear?
Se trata de una obra muy particular, porque la construcción demandó mucho trabajo de ingeniería. Había una gran cantidad de lugares históricos que no se podían modificar y, además, se debía preservar la acústica a cualquier precio.

Pienso que la estética fue uno de los puntos más complicados de resolver. Por ejemplo, todos los detectores que están ubicados en la sala, tiene un color ocre numerado, para que pasen lo más desapercibidos posible.  Tuvimos que trabajar duro desde el diseño pero, finalmente, el edificio de más de 100 años tiene una detección de incendios moderna y del primer mundo. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS