domingo 22 de julio de 2018
Revista Innovación Seguridad » Intrusión » 10 nov 2010

Alarmas que ven

Se ha dado un cambio histórico en la evolución de los sistemas de alarma. La línea de tiempo tendrá un hito claramente marcado en este 2010: de ahora en más, las alarmas podrán ver.


HISTORIAS PARALELAS
Los sistemas de alarma han ido sufriendo mejoras progresivas e incorporando prestaciones que los han adaptado a los complejos escenarios de la demanda de una sociedad con problemas de seguridad.

Recorriendo esa evolución, los analistas reconocen sólo un gran hito de marcada importancia, que se dio allá por los primeros años de la década del ‘90. En esos años, los paneles de alarma dejaron de basarse en electrónica discreta y comenzaron a incorporar microprocesadores. Estos componentes les permitieron a los paneles modernos almacenar información y programas, y procesar instrucciones, para luego comunicar señales y datos de eventos a las estaciones receptoras de alarmas en protocolos de alto nivel, entre muchas otras funciones estratégicas.

Trazando un paralelismo, los sistemas de video para seguridad también evolucionaron cuando, a mediados de los ‘90, la tecnología IP desembarcó de lleno para reemplazar a cintas VHS y multiplexores por videograbadoras digitales (DVR), discos rígidos y cámaras IP megapíxel.

Sin embargo, estos mundos han ido evolucionado en paralelo en estos últimos meses sin una conexión directa entre ambos. Por un lado, sistemas de alarma microprocesados conectados a centrales de monitoreo de alarmas por diversos vínculos de comunicaciones; por el otro, sistemas de monitoreo de imagen digitales por Internet, los cuales han sido relacionados gracias a las nuevas técnicas de la video verificación. Los software de última generación para centralización y gestión de alarmas como SoftGuard‚ permiten fusionar las prestaciones de estos dos mundos -el de las señales y el de las imágenes- en una gestión inteligente que conjuga los beneficios de ambos sistemas.

Mientras las normas técnicas se adaptan a la nueva realidad de la video verificación de alarmas y su apreciable reducción de las falsas alarmas despachadas (las reduce desde el 85 por ciento promedio a un 30 por ciento ya con su mera aplicación), los fabricantes líderes en innovación han lanzado productos que revolucionan profundamente el mercado y vuelven a cambiar las reglas de juego.


ALARMAS CON VISIÓN PROPIA
En un nuevo hito en su historia evolutiva, los sistemas de alarma pueden ahora procesar imágenes propias recibidas desde sus sensores y enviarlas a los centros de monitoreo equipados con SoftGuard SG-VIDEO para su correlación a disparos de eventos con señales procesadas por SG-MONITOREO.

Esta nueva tecnología puede explicarse desde el origen a partir de la etapa de adquisición de datos en los sensores. Típicamente, los tipos de detectores empleados en instalaciones básicas han sido los PIR (sensores de movimiento por infrarrojo) y los sensores magnéticos de apertura. Adicionalmente son utilizados sensores de rotura de cristales por tecnologías de análisis de audio o por vibraciones, y las barreras fotoeléctricas.  Pues bien, la idea es que estos sensores siguen siendo tales pero, para cumplir sus nuevos objetivos, incorporan unas pequeñas cámaras de video sensibles a la iluminación infrarroja y unos iluminadores IR para permitirles visibilidad en absoluta oscuridad. De aquí en más, el procesador interno que contienen posee la capacidad de grabar las imágenes de cámara y descartarlas en un loop permanente, a menos que el sensor PIR detecte movimiento y se dispare, en cuyo caso la imagen coincidente en tiempo será protegida en memoria y enviada a la estación receptora junto con el reporte de disparo del sensor.

Sin ir más lejos, por este proceso se obtiene, en el centro de control, un reporte de alarma de sensor que incluye la imagen exacta de la escena de detección del evento ocurrido. Este procedimiento, aparentemente simple, conlleva una nueva forma de entender el monitoreo, y también el negocio basado en el mismo, ya que en estos escenarios las falsas alarmas despachadas vuelven a ser drásticamente reducidas, a valores antes inimaginables (del orden del 10 por ciento o menos de las recibidas).


HACIENDO NÚMEROS
La aplicación de la VIDEO ALARMA como sistema de detección, procesamiento y reporte está haciendo que aproximadamente 75 de cada 100 eventos recibidos dejen de ser reportados a las autoridades o a las fuerzas propias de respuesta. Incluso ha logrado que se deje de requerir gran cantidad de recursos de personal y de gestión para validar estos eventos antes de darles mayor tratamiento. El ahorro económico derivado de este mecanismo virtuoso es tan grande e importante que podría cambiar de raíz positivamente la rentabilidad del negocio.


TECNOLOGÍAS
Los modernos paneles y sensores de esta nueva generación de VIDEO ALARMA emplean todos los mecanismos modernos de comunicación, ya sea remota como local. Muchos de ellos, como los que hemos presentado como una novedad absoluta en Intersec 2010, permiten una aplicación 100 por ciento inalámbrica local, es decir ni un solo cable entre panel, teclados alfanuméricos LCD o de iconos, sensores PIR-CAM y sensores convencionales.

Al mismo tiempo, los paneles pueden reportar a monitoreo por triple tecnología, ya sea Ethernet IP por ADSL u otra conexión a Internet, por GPRS celular o por línea telefónica convencional como backup.

Esto significa que estamos pudiendo montar instalaciones muchísimo más eficientes, reduciendo al menos 75 de cada 100 alarmas que antes despachábamos. Y lo estamos haciendo sin tirar un solo cable, en la sexta parte del tiempo de una instalación convencional, multiplicando la fuerza productiva de nuestros equipos de instalación.


MÁS VALOR AGREGADO
Más avances llegan en estos paneles de última generación. PRO4G, por ejemplo, suma prestaciones avanzadas como tarjeta SD on board, mediante la cual las imágenes de todos los sensores con cámara (PIR-CAM) se graban para su posterior petición desde el centro de control en base a filtros de fecha-hora-cámara y permiten reconstruir, clara y concisamente, causales de disparo. Algunos de estos equipos ya incorporan secuencias de video simples en lugar de imágenes individuales para los momentos de alarma, permitiendo pre y post alarma en vivo.

A partir de este entorno se abre una nueva gama de opciones y posibilidades. Quienes primero lo desarrollen harán los mejores negocios en lo segmentos más fértiles a aplicar tecnología de punta. Convivimos con un mercado con tasas de inseguridad pública en ebullición, y este tipo de soluciones altamente efectivas abren la puerta a liderar y concentrar toda la demanda, para aquellos prestadores que siempre están un paso adelante de la competencia básica que se queda peleando por cuentas de bajo costo y pobre utilidad

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS