lunes 15 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Todos » 22 mar 2011

“Son una barrera que estableció el Gobierno por una decisión unilateral”

Gustavo Magnífico, Titular de ARG Seguridad, analiza las nuevas restricciones aplicadas a la importación. 


¿Cuál fue el motivo por el cual se determinó esta medida?

Llegamos a que pusieran este freno por un tema de balanza comercial. Todo el mundo empezó a ver las facilidades de la importación y se permitió que cualquiera lo hiciera, desde usuarios particulares que piden por ejemplo a ChinaBox que les envíen por correo la cámara de video o un GPS para uso personal hasta aquellos que empezaron a dedicarse a importar de manera amateur, encontrándose con un despachante y llevando una cajita de cada uno de los productos sin ser una empresa o contar con algún tipo de background en el tema.
Se había liberado un terreno gracias al cual los precios de los artículos chinos colisionaron de una manera ilógica comparados con el mercado interno. En algunas líneas de productos resulta imposible ponerse a fabricar algo por un valor similar. En nuestro caso, averiguamos con fabricantes locales de gabinetes y no lograron competir con el costo, ya que a menos del doble no lo podían hacer. Esa facilidad para importar generó un desbalance comercial.

 

¿Cuál será el posible impacto de las trabas aduaneras?

A corto plazo creo que van a ocurrir aumentos preventivos por la incertidumbre, porque no es que creció el arancel y entonces ese porcentaje recae en el precio, sino que es una barrera que estableció el Gobierno por una decisión unilateral que se traduce como “Esto no lo vas a traer”, quitando el permiso para importar determinados productos. Y si dieran la licencia, pero con una demora de 30 ó 40 días ó se optara por ensamblar acá, ambas opciones repercutirían en los costos. Lo que hace el fabricante es desarmar el equipo, ponerlo en dos cajas  -por un lado el gabinete y por el otro la placa- y luego se debe montar en Argentina una estructura de ensamblado. Por lo tanto aumentan los gastos ya que se encarece el shipping, porque se deben traer dos bultos. Además el fabricante le agrega una mano de obra por el desarmado y uno le agrega otra por el rearmado.

 

¿La medida afectará las ventas?

No creo que el aumento de los precios sea una barrera para el consumo, porque el costo de estos productos no tiene una relación lógica con la prestación que brindan. Es decir, un valor de 30 ó 40 dólares por una cámara, contra la prestación de seguridad que brinda, no se transforma en un impedimento para que la gente la deje de comprar.

 

¿Qué productos están incluidos?

Hasta ahora, para nosotros, son gabinetes de cámaras, soportes y DVRs.

 

¿Por qué el gabinete o la DVR y no la cámara?

El criterio es la posición arancelaria. Hay unas 600 categorías que se incorporaron a las licencias no automáticas. Con ellas, por ejemplo, se abre el mercado al fabricante de DVR a nivel PC, es decir que esto puede llegar a generar un incremento en las ventas de quienes hoy arman DVRs basados en PC.

 

¿El Estado pensó “vamos a incluir la DVR para generar más trabajo”?

No, imagino que la DVR debe estar en una posición arancelaria donde también se encuentran otros productos de mayor consumo y de uso doméstico a los que el Gobierno debe haber apuntado.

 

¿Qué porcentaje del negocio es la DVR?

Para nuestro mercado, los DVR representan del 8 al 10 por ciento del negocio de CCTV, mientras que la tendencia futura indica incrementos en las tecnologías IP Megapixel y NVR’s, que son las tecnologías sobre las que estamos invirtiendo actualmente como alternativa a estas limitaciones.

 

¿Y si incluyeran las cámaras ya sería un problema mayor?

Sí, y no hay reemplazo, porque con las DVR podemos traer la placa de captura y armarlas basadas en PC. Igualmente, con la informalidad de este mercado... -hace una pausa, piensa y reanuda el comentario- Hay gente que los importa en una posición y otros en otra que no tiene nada que ver con el producto. Para los que los traemos bien se nos incrementaran los tiempos y costos, y quienes los traen mal continuarán de igual modo: se les incrementarán otros costos por otro lado. Lamentablemente, para el país y para los que queremos dormir tranquilos porque tenemos todo en regla, esta medida implica tener que hacer presentaciones a nivel empresa para ver si aplicamos o no para las importaciones, lo cual repercute en nuestros costos y también solicitudes de licencia para cada importación. En otros rubros, como textil o calzado, pasa lo mismo. Si sólo existiese la forma correcta de importar, y todos saliésemos a contratar gente para ensamblar, la medida sería mejor para el país, para aquel que viene a trabajar, para el consumo... estaría muy bien, pero tengo cierto escepticismo en que eso ocurra.

 

¿Qué medidas tomará ARG?

Por el momento, podemos transmitirle tranquilidad a nuestros clientes, ya que disponemos de un amplio stock como para afrontar prácticamente toda la demanda del año y además estamos evaluando opciones: desde el ensamblado en el país, hasta comenzar a migrar a otras tecnologías que no entren en estas posiciones, como las cámaras IP, DVRs basados en PC ó placas de nivel superior a las actuales.

 

VIDEOS