jueves 18 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Monitoreo » 21 nov 2011

Soluciones de Monitoreo de Alarma Interactivo con el usuario final

Por Lic. Néstor Gluj, Gerente de Negocios Latam, Nanocomm S.A.Más negocio para el prestador y mejor servicio para el usuario… ¿Qué más se puede pedir?



Hasta la aparición de la tecnología GPRS, el flujo de información entre los paneles de alarma y los centros de monitoreo era unidireccional: el usuario final recibía información directamente de los operadores, excepto en un puñado de casos en que utilizaba accesorios que permitían comando canal de voz por teléfono, si bien éstos tuvieron poco desarrollo comercial.

Sin embargo, la tecnología GPRS de comunicación bidireccional con los paneles de alarma permite el acceso de los usuarios finales a sus sistemas de alarma, ya sea para armar/desarmar y consultar estado, como para excluir, mantener códigos y hasta funciones de domótica, así como para encendido de equipos eléctricos. Todo estará supervisado por el prestador y registrará las acciones para no perder seguridad.

El auge de los celulares smartphone -con un crecimiento de 74 por ciento en comparación con el Q2 de 2010 en la región- y de sus aplicaciones hizo que los consumidores comiencen a pedir también aplicaciones móviles que les permitan estar conectados con sus propiedades.

A fin de año se habrán vendido 34 millones de smartphones en toda la región latinoamericana, y en países como Argentina, México, Venezuela y Brasil se producirá la mayor explosión de ventas, visualizando una proyección de 100 millones de dispositivos vendidos para 2014.

Otros factores que impulsan esta interactividad tienen que ver con la maduración y el crecimiento de los prestadores de monitoreo de alarmas, que comienzan a especializarse más en la seguridad en sí misma de sus clientes y ven con mejores ojos el liberarse de las tareas de armado de paneles que les generan altos costos operativos.  

Asimismo, este “nuevo” uso de la herramienta GPRS facilita la venta de los comunicadores inalámbricos, que dan más seguridad al cliente y también al centro de monitoreo.

Esta línea de mejor servicio, más especializado y eficiente, invita al prestador a implementar ese tipo de herramientas para sus propios operadores y técnicos, con el grado de seguridad y control adecuados.

Resulta evidente que estos servicios no sólo bajan costos sino que incrementan la recaudación recurrente de abonos para el prestador, además de impulsar sus ventas al hacer más tangible el servicio que presta.  

Con las herramientas interactivas en manos del usuario final, éste accede a poder desactivar (desarmar) remotamente sus sistemas de seguridad, operación que muchos centros de monitoreo no querían tomar bajo su cargo por los riesgos inherentes.

Es también significativo que los precios de muchos servicios interactivos -históricamente con costo prohibitivo- han llegado a un nivel que muchos consumidores pueden y están dispuestos a pagar.

Algunos de estos sistemas también poseen un canal de mensajería directa entre el prestador y el usuario final, con fines de comunicación administrativa, operativa y hasta de promoción de otros productos y servicios del centro de monitoreo o del instalador, evitando así que el cliente busque otras opciones.

Otros muy favorecidos con estas aplicaciones son los “comerciales o vendedores” de las empresas de monitoreo e instalación, pues les facilita la venta de los sistemas al poner en la mano de sus clientes una solución de seguridad y control remoto que ellos luego mostrarán a sus amistades generando más referidos.  

El GPRS se vende entonces más por su valor agregado que por su función de vínculo en sí misma, como ocurre con muchos productos exitosos.

Incluso se pueden incorporar otros servicios de valor agregado como clima, tránsito y demás, que hacen que el usuario ponga más atención en el sistema cuando desactiva por la mañana su hogar, o bien cuando activa por la noche su local comercial.

Todo lo dicho está ayudando a impulsar el entusiasmo del mercado, generando un aumento de las expectativas de los consumidores y empujando a los prestadores e instaladores que además comienzan a sentir la competencia de los nuevos participantes no tradicionales en el mercado de “hogar conectado” de seguridad, como por ejemplo el cable o los proveedores de Internet de banda ancha.

Vamos a ver muchos cambios en la oferta y demanda de la interactividad, en especial de la mano de las empresas líderes. Habrá que estar preparados.

VIDEOS