domingo 22 de julio de 2018
Revista Innovación Seguridad » Distribuidores » 20 dic 2011

ARG Seguridad visita imponente feria de seguridad de China

Gustavo Magnífico, titular de ARG Seguridad, nos relata su paso por la “China Public Security Expo 2011”, que se realizó del 29 de octubre al 1º de noviembre en Shenzhen, ciudad ubicada al sur del país asiático y que es sede de las principales industrias electrónicas de la región. Y también nos habla de los rigurosos procesos de control de calidad que conoció en las fábricas que visitó.


¿Cómo fue su experiencia en la China Public Security Expo 2011?

La China Public Security Expo (CPSE) tiene una superficie de 105.000 m2. Es realmente enorme y las más de diez manzanas están ocupadas por muchos expositores diferentes con pasillos amplios para contener al gran flujo de gente que circula. Tiene una duración de tres días y medio, y se calcula que este año asistieron 120 mil personas.

¿Qué le pareció la organización de esta exposición?

Estaba muy sectorizada, con lo cual uno podía planear ir a ver CCTV, otro día ver Alarmas, otro día ver Control de Accesos y todo se podía hacer sin problemas. Estaba muy bien organizada y había mucha imposición de productos que no son exclusivos de la seguridad, como por ejemplo paneles LCD o paneles LED, proyectores de alta definición, etc. Son productos que se pueden utilizar en una sala de monitoreo pero que también permiten un uso más amplio.

¿Qué nuevas tecnologías pudo ver?
Vimos varias tecnologías nuevas. Algunas se encontraban a nivel de novedad, de exposición, y aún no están bajadas al mercado, y otras ya se están trabajando en el campo de la venta. Y también algunas que posiblemente no lleguen a uso comercial, es decir que no pasen de la etapa de exposición.
Una de las tecnologías que ya se está empezando a comercializar y que nosotros estamos incorporando en estos días son cámaras con iluminación en array LED, que en lugar de tener una gran cantidad de LED tienen pocos LED pero con gran amplificación y logran imágenes más claras en modo “visión nocturna”, en infrarrojo, sin la necesidad de poner grandes paneles.

La mayor parte de las innovaciones que vimos se daba en la visión nocturna, con la alta definición. Esto es algo que viene asomando desde hace algunos años pero que aún no llega a niveles importantes de comercialización. Por ejemplo el HD-SDI, que es la transmisión de video en alta definición, pero sobre coaxil, en cámaras analógicas. La cámara tiene incorporado un modulador, transmite en alta definición y después el videograbador demodula esa señal. Se ve como una cámara megapíxel y cuenta con la ventaja de no tener ningún tipo de retardo, si bien sus valores no están para competir actualmente con una cámara IP megapíxel.


Otro producto que también se mostraba es la iluminación láser, aunque tiene bastantes contraindicaciones si se lo implementa en el uso estándar dado que puede dañar la piel y también la vista. A diferencia del láser que uno puede encontrar en un local de baile, este láser no se ve. Si no ves la luz de frente no te das cuenta de que existe, aunque esa luz tiene la misma potencia de un láser visible, sólo que sale en infrarrojo. Con un solo LED se logran alcances de hasta 150 m de visión nocturna. Son productos que, con análisis y cuidado, se pueden llegar a incorporar a nuestro mercado para aplicaciones puntuales en las que uno se asegure que no va a dañar. No creo que esto se pueda bajar a lugares públicos.

¿Había productos que no sean del mercado de la Seguridad Electrónica?
Sí, había muchos productos de seguridad física. A diferencia de lo que nosotros tenemos en la Expo Bisec, acá no había productos para incendios sino que se exponían chalecos antibalas, picanas y otros elementos de seguridad física.

¿Qué nos puede decir respecto del público que asistió a la CPSE?
Noté que hubo muy pocos occidentales respecto de lo que es el movimiento propio de China. En estas ferias uno espera encontrarse con gente de todo el mundo, pero la verdad es que no creo que la cantidad de occidentales llegara al 5 por ciento de los asistentes.

¿Qué más visitaron en este viaje a China?
Tuvimos la oportunidad de visitar las siete u ocho fábricas de nuestros actuales proveedores. Lo hicimos mayormente para verificar los procesos de fabricación y controles que se hacen, y también estuvimos revisando temas puntuales a partir de las nuevas imposiciones en la importación de productos. Logramos firmar acuerdos para tener placas probadas, con un banco de pruebas en una parte del proceso que no es la instancia final, y que esto no le agregue el costo de ensamblado, que en realidad es un costo que nosotros lo vamos a terminar teniendo acá.

También visitamos la fábrica de las cámaras Nixzen que nosotros importamos y quedamos gratamente sorprendidos por la gran cantidad de pruebas a las que son sometidos los productos: pruebas de temperatura o de humedad, pruebas totales de los productos durante 48 horas. Muchas fábricas hacen controles por muestreo. De cada cien productos, toman diez y los prueban. Si esos diez no fallan consideran que los cien andan bien y a todos les colocan el sello de control de calidad superado. En este caso, en cambio, se probaba la totalidad de la partida. Y no son pruebas aisladas: testean todos los productos durante 48 horas.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS