miércoles 22 de mayo de 2019
Revista Innovación Seguridad » Integradores » 3 mar 2019

INTEGRACIÓN DE SISTEMAS

Mantenimiento de Sistemas de Seguridad Electrónica

Uno de los aspectos importantes a considerar en todos los sistemas de seguridad electrónica es el del mantenimiento, tanto desde el equipamiento como desde los niveles operativos y funcionales.


Por:
Juan Fanjul, Director ejecutivo de VLX Electrónica, info@vlxelectronica.com.ar

Típicamente el mantenimiento se divide en Correctivo y Preventivo, aunque cabe también considerar el mantenimiento Predictivo. La diferencia entre los dos últimos es que mientras que el mantenimiento preventivo se basa en el reemplazo de componentes, limpieza y lubricaciones periódicas, el predictivo consiste en aquellos controles que permiten detectar fallas o señales de deterioro para poder actuar luego en consecuencia.

 

¿Desde cuándo debe contemplarse el mantenimiento del sistema?

La respuesta es sencilla: Desde su concepción.

 

Hace unos años tuve la oportunidad de participar en la implementación de un sistema de Seguridad Electrónica que consistía en la instalación de cámaras, alarmas y controles de accesos en un edificio de oficinas en Puerto Madero, una de las zonas más exclusivas de Buenos Aires.

Desde la concepción del sistema se tuvo en cuenta su mantenimiento posterior. Por tal motivo, entre otras cosas, consideramos que no existieran cajas de pase ni empalmes en oficinas gerenciales y la utilización de borneras para reemplazar placas electrónicas en caso de fallas. Aunque pueda llamar la atención, muchas veces el mantenimiento es un factor que no es tenido en cuenta en la etapa de diseño del proyecto.

 

Muchos rubros cuentan con estándares referidos al mantenimiento. Por ejemplo, los estándares de calidad aeronáutica incluyen programas de mantenimiento programado, inspecciones de rutina, ensayos, controles de calidad y reemplazos preventivos. También, el estándar ITIL (un conjunto de buenas prácticas para la gestión de servicios de tecnologías de la información) considera al mantenimiento como un proceso fundamental dentro de la Gestión de la Disponibilidad y la mejora continua.

Del mismo modo, los sistemas de seguridad electrónica que requieren un alto nivel de disponibilidad, deben ser fiables y deben ajustarse a estándares de funcionamiento.

 

En nuestra actividad, de acuerdo a la Norma IRAM 4175 para sistemas de alarmas de intrusión, las verificaciones deben ser realizadas por lo menos una vez al año.

 

La periodicidad del mantenimiento requerido dependerá en gran medida del sistema instalado, pero hay algunos puntos que siempre resultan importantes de controlar. Por mencionar algunos: reemplazos de baterías, lubricación de partes mecánicas (molinetes de accesos), actualizaciones de firmware, pruebas de sirenas, verificación y ajuste de sensores, pruebas de comunicadores, limpieza de lentes, poda de árboles, verificación de grabaciones en las DVR y reemplazo de fuentes de alimentación son tareas casi rutinarias en nuestra actividad.

 

Un tema no menor que también debe ser tenido en cuenta es la actualización en la documentación del proyecto y en las directivas del servicio que también constituyen una parte importante del sistema.

 

Las máquinas y los equipos son fundamentales, pero el mantenimiento nos recuerda que no debemos descuidar la gestión del servicio, ya que es un activo estratégico clave tanto en el negocio como en la percepción del cliente.

 

Si queremos tener éxito en algo debemos hacer las cosas bien desde la primera vez. Y siempre.

NOTICIAS RELACIONADAS

VIDEOS