viernes 24 de enero de 2020
Revista Innovación Seguridad » Control de accesos » 8 ene 2020

CONTROL DE ACCESOS

Intelektron desarrolla soluciones que “se pagan solas”

Los sistemas de control de tiempo y asistencia suelen amortizarse en pocos meses, pueden generar equidad y proveer información para la toma de decisiones del área de RRHH. La empresa apunta a captar nuevos integradores para sus soluciones.


Por:
Alicia Giorgetti

“Con lo que ahorramos en horas extras en el primer mes de uso, pagamos todo el sistema”, le dijo un alto funcionario de la Administración Pública Nacional (APN) a David Walfisch, gerente general de Intelektron, según él mismo cuenta. Esta empresa argentina, que desde hace 28 años fabrica el hardware y desarrolla el software de todas las soluciones que comercializa, está trabajando con la APN desde hace años para implementar sistemas de control de asistencia basados en biometría en los organismos que la integran.

 

Es así que, a octubre de 2019, ya hay 124 dependencias de la APN que tienen sistemas biométricos, otras tres están implementándolos y 42 aún no los tienen. Una estadística basada en 87 organismos que implementaron estos sistemas -que nuclean a aproximadamente 100.000 empleados públicos- concluyó que “cada vez que se instala biometría, cae un 8,5% la dotación”.

 

Por ejemplo, en la APN el sistema fue implementado a mediados de 2017. Según Walfisch, “el Estado retuvo $ 61,5 millones de sueldos por ausencias injustificadas, un 38% de los agentes cobró un plus por asistencia perfecta y hubo 968 renuncias voluntarias”.

 

El ejecutivo destaca que en la Cámara de Diputados de la Nación el sistema comenzó a funcionar en noviembre de 2017: “Se detectaron 700 irregularidades sobre 5.589 empleados, 83 agentes faltaron al trabajo más de 10 días seguidos sin presentar justificación y 200 empleados no se presentaban a trabajar, pero cobraban sueldo”.

 

Ámbito privado

Está claro que un sistema biométrico de control de tiempo y asistencia puede generar ahorros a las arcas estatales ya que los sistemas no biométricos -como las tarjetas- no son tan seguros. Pero pueden implementarse también en las empresas. “Si en entidades estatales el plazo promedio de relevamiento e implementación fue de tres meses, probablemente en una empresa demore menos”, dice el ejecutivo. Y agrega que “estos sistemas son las ‘figuritas difíciles’ de la seguridad electrónica. Son diferentes porque el principal interlocutor es el área de RRHH, que es un usuario diferente al que habitualmente contactamos. No obstante, es una gran oportunidad para integradores porque estas soluciones son complementarias del control de acceso. Es simple instalar un reloj, pero complejo implementar el software: hay que sentarse con el área de RRHH, entender sus necesidades y determinar con precisión los turnos de cada persona a controlar“.

 

En cuanto a esta interacción con RRHH, Walfisch sostiene que “hay que ofrecer el resultado en vez del producto: si se vende la pantallita color, el día que el sistema no funcione, ya no va a importar el color de la pantalla. Uno de los resultados es el ahorro de dinero. Pero, además permiten tomar decisiones con información. Por ejemplo, saber en qué época del año falta la mayor cantidad de empleados y por qué. Y evaluar si conviene ofrecer la vacuna antigripal. También proveen información para generar incentivos tales como premios por presentismo y eso mejora la motivación porque indica que no es lo mismo presentarse a trabajar que no hacerlo. Y otro beneficio está en el ahorro de horas de trabajo de las áreas de Recursos Humanos”.

 

Lo que se ofrece

Actualmente Intelektron tiene aproximadamente 500 integradores en todo el país. “Y la idea es sumar a todos los que quieran profesionalizarse y crecer. Es una muy buena oportunidad para los que ya trabajan otras marcas que pueden ser complementarias”, dice Walfisch.

 

El ejecutivo considera fundamental el desarrollo y la fabricación local que brinda Intelektron. “Esto nos otorga un know-how y un dominio tecnológico superior a la media del mercado. Además, nos permite atender en horarios e idioma local, sin necesidad de esperar 24 hs. por una respuesta o semanas por un repuesto. Nuestros desarrolladores brindan el soporte de última instancia y toman contacto directo con los clientes en caso de requerir una reforma o adaptación, haciendo de nuestro soporte y adaptabilidad un factor realmente diferencial”.

 

Como también venden en forma directa, para que los integradores no los sientan como competencia tienen una política de precios diferenciales que, según la línea de productos, otorga descuentos sobre el precio público sugerido en función de cantidades o tipo de integrador. Además, en licitaciones y proyectos especiales pueden acompañar al integrador para que su oferta sea competitiva tanto técnica como comercialmente. “Somos muy respetuosos y coherentes en la manera de competir. Incluso, en más de una ocasión, algún integrador que ofrecía nuestros productos nos ganó la licitación. Lo fundamental es una adecuada comunicación, respeto y confianza mutua. Los integradores nos anticipan en qué proyectos están trabajando, y eso nos permite asesorarlos y protegerlos: si el cliente final opta por contactarnos directamente, le explicamos que ya está atendido por uno de nuestros aliados estratégicos y que estaremos apoyándolo en la solución. Es habitual acompañar a los integradores a reuniones con sus clientes o que usen nuestras instalaciones y recursos para demostraciones. Esto genera confianza en el cliente final, que ve el respaldo del fabricante“, destaca Walfisch.

 

La empresa ofrece dos tipos de capacitaciones: iniciales -de divulgación- y específicas -de entrenamiento-. “En las primeras agrupamos a una cantidad acotada de integradores (para maximizar la interacción) y compartimos cursos introductorios sobre temas relacionados con Control de Tiempo y Asistencia, Accesos, Visitas, Molinetes y Pasarelas, y tecnologías complementarias (tipos de credenciales y formatos, lectores y protocolos, medios de comunicación, etc.). Las específicas, según el perfil, conocimientos y experiencia previa, constan de una a tres jornadas de capacitación intensiva sobre las líneas de interés del integrador“, explica el ejecutivo.

 

Además, tienen tres niveles de certificación: Certificados de asistencia a un curso de capacitación, Certificación de conocimiento de una persona sobre una determinada línea, y Certificación de una empresa que tiene experiencia y una masa crítica de técnicos entrenados. En este último caso Intelektron muestra su apoyo a través de recomendaciones que pueden servir en procesos licitatorios.

 

También, ofrecen dos tipos de acciones de preventa en conjunto con los distribuidores:

Análisis de caso y presupuestos a distancia: el integrador envía información sobre la necesidad del cliente final y se lo ayuda a evaluar qué considerar para satisfacer el requerimiento.

 

•  Visitas conjuntas, relevamiento y presupuesto: disponible para proyectos de envergadura y complejidad. El integrador puede solicitar acompañamiento directo, que se hace a través de técnicos especializados que actúan como Líderes de Proyecto. Se visita la obra con el integrador para relevar en profundidad qué es necesario considerar y cuáles son los factores críticos del proyecto.

 

“Si el proyecto lo requiere, no solo damos asesoramiento de preventa sino podemos actuar en nombre del integrador para la instalación, implementación, puesta en marca y eventual soporte. Esto les permite continuar con un negocio para el que, a veces, perciben que excede sus conocimientos o foco estratégico, y cuidar su relación con el cliente final“, afirma Walfisch.

 

El ejecutivo destaca otra cualidad que también considera como una ventaja competitiva: las instancias de soporte. “Tenemos una Gerencia de Servicios que agrupa distintos perfiles y especialidades de soporte: de Software e Implementaciones, de Hardware (el integrador tiene un técnico especializado que responde cómo instalar, configurar y detectar fallas, y puede acompañarlo para dar soporte local), de Reparaciones y Abonos de mantenimiento preventivo y correctivo que, si bien es un servicio contratado habitualmente por clientes corporativos, también es solicitado por los integradores. Por ejemplo, cuando su foco es otro y estas soluciones son complementarias en su oferta, la relación costo-beneficio de subcontratar estos servicios es más conveniente que destinar recursos propios“

 

 

CITAS DE CLIENTES

“Con lo que ahorramos sólo en horas extra en el primer mes, pagamos todo el Sistema”

“No somos un Cliente contento: somos un Cliente Feliz”

 

CASO HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN

• Se puso en funcionamiento el 01/11/2017.

• 83 agentes faltaron al trabajo más de diez días seguidos sin presentar justificación.

• 200 empleados no se presentaron a trabajar y cobraban sueldo.

Diario La Nación, 2 de enero de 2018

 

CASO ADMINISTRACIÓN PÚBLICA NACIONAL

• Implementado a mediados de 2017.

• El Gobierno retuvo $61,5 millones en el pago de sueldos por ausencias injustificadas.

• 38% cobró un plus por asistencia perfecta.

• 968 renuncias voluntarias.

Diario La Nación, 12 de febrero de 2018

 

EN LAS EMPRESAS

• Aumenta el Control.

• Permite tomar decisiones con información.

• Ahorros en horas de trabajo de RR. HH.

• Genera equidad: impacta en la Cultura Organizacional.

 

OPORTUNIDAD PARA INTEGRADORES

• Productos complementarios.

• Interacción con perfiles de RR. HH.

• Sistemas integrados y adaptados.

• Simple de instalar, complejo de implementar.

• Apoyo del fabricante.

 

 

Para más información:

Tel.: +54 (11) 2205-9000

ventas@intelektron.com

www.intelektron.com

NOTICIAS RELACIONADAS

VIDEOS