sábado 19 de septiembre de 2020
Revista Innovación Seguridad » Análisis y tendencias » 29 ago 2020

ANALISIS Y TENDENCIAS

Piratería del asfalto

En un completo análisis, el Dr. Nicolás Ranieri, directivo de Megatrans S.A. y tesoreso de CASEL, miembro de la Subcomisión de Monitoreo Móvil de la Cámara, con amplia experiencia en el tema, describe y analiza el área de delito, las tecnologías involucradas, y comparte las estadísticas en Argentina.


Por:
Dr. Nicolás Ranieri, Tesorero de CASEL

El delito de Piratería del Asfalto tiene sus orígenes o antecedentes en el delito de "piratería", es decir: la práctica de saqueo a embarcaciones. Un delito tan viejo como la propia navegación. El delito de piratería  consiste en el atraco a una embarcación privada u estatal por otra embarcación en aguas abiertas o internacionales, con el propósito de robar su cargamento, pedir rescate por sus pasajeros y/o apropiarse de la propia embarcación para otra finalidad. Llevado el delito a la tierra no encontramos con el delito de Piratería del Asfalto.

 

La Piratería del Asfalto es la denominación que se utiliza en Argentina para referirnos al robo de mercadería en tránsito. El mismo se produce cuando un vehículo de transporte de carga está cargado con mercadería y es asaltado en tránsito.

 

Las bandas que operan en este tipo de delito no son improvisadas y en el 99% de los casos cuentan con información exacta, elemento que les permite asaltar la unidad que están buscando. Son muy raros los casos de error en el robo, o sea que se equivoquen de unidad. Estas bandas son profesionales del delito y están organizadas en células, donde cada uno cumple su rol y en muchos casos no se llegan a conocer todos los integrantes de las células. Por lo general, en la banda nos topamos con el organizador o jefe, que se ocupa del planeamiento del atraco y en rara ocasión participa del mismo, también suele ser el que tiene los contactos o a quien le llega el dato de la mercadería que se busca, el comprador y el vehículo que va a ser objeto del hecho delictivo. Luego encontramos a los técnicos, que son los especialistas en la parte de tecnología, ellos son quienes usan los inhibidores de señal y conocen de equipos de rastreo satelital. El mecánico, es aquella persona que sabe de mecánica de automotor para poder mover el camión en el caso que se halla activado la protección del satelital. Por último tenemos al o a los gatilleros, ellos son los que realizan el robo en la vía pública, interceptando y enfriando a la unidad y secuestrando la chofer hasta que la carga es liberada de la unidad y esta es abandonada. Las bandas se refuerzan con el comprador de la mercadería robada, con el dueño del piso (galpón o lugar donde se guarda la mercadería) y por último el datero, que es la persona que pasa el dato de la unidad, este puede ser el propio chofer o un empleado de la logística o transporte y/o un infiltrado de la propia banda.

 

Los gatilleros, según la carga es instrucción del jefe de la banda, suelen apropiarse de la unidad al momento de la carga o descarga de la misma, o sea prácticamente al momento de salir del predio donde cargó o donde debe llevar la carga; en detenciones obligadas de la unidad, en un semáforo o mediante cruzamiento de vehículo en la vía pública. Al momento del cruzamiento las bandas suelen contar con uno o dos autos para realizar la maniobra y en una de las unidades está el técnico manejando el equipo de inhibición de señal. Una vez que la unidad es detenida, una parte de la banda se va con el camión y la otra se lleva al chofer hasta la descarga del camión o enfriamiento del mismo. La unidad robada la hacen circular un tiempo hasta que la llevan al destino final, esta circulación se hace en algunas vías de gran circulación como por ejemplo la avenida General Paz o son dejadas estacionadas unas horas hasta que verifican que nadie la está buscando. Luego es trasladada al depósito para sacar la mercadería o en algún caso el traspaso de mercadería se realiza en la vía pública.

 

Todas las acciones que toman los delincuentes no son al azar, se encuentran premeditadas ya que se ven obligados a realizarlas estratégicamente debido al avance veloz de las tecnologías utilizadas por las empresas de seguimiento satelital. Los medios tecnológicos que usan las empresas hoy en día en Argentina, permiten una prevención y detección temprana del delito y así un rápido accionar de las fuerzas de seguridad. Las empresas de transporte han encontrado en la seguridad electrónica, a través de las empresas de seguimiento satelital, un gran aliado para poder combatir el delito de piratería. No solo en la lucha contra el delito, sino también un gran socio en el aspecto operativo, ya que la tecnología que se le instala a las unidades les permite conocer en tiempo real dónde está la unidad y tiempo de arribo al próximo cliente, por ejemplo. En lo que respecta a la seguridad, año atrás solo se instalaba el equipo de seguimiento satelital, hoy en día esos equipos además de la posición en tiempo real permiten sensar puertas, asientos y según la programación el equipo pueden emitir una alarma a la base de monitoreo de la empresa satelital o la logística informando de una anomalía, como una apertura en lugar indebido o un asiento ocupado cuando no debería estarlo, el equipo también puede detener la unidad mediante el corte de combustible o corriente.

 

La tecnología no solo sirve de ayuda a las logísticas o trasportistas en la lucha contra el delito de piratería del asfalto sino que esta también es de gran ayuda para las fuerzas de seguridad en la investigación que realizan para poder dar con todos los cómplices del delito. Gracias a la información de las empresas de seguimiento satelital las fiscalías especializadas en el delito de piratería del asfalto pueden hacer una trazabilidad del recorrido realizado por la unidad siniestrada y así poder buscar lugares de descarga de las mercaderías robadas, lugar del dónde han sumado o no cómplices para poder cometer el hecho. En la mayoría de los casos, a las bandas que son detenidas se las imputa por los delitos de robo agravado por el empleo de arma de fuego; robo agravado por tratarse de mercadería en tránsito; robo agravado por cometerse en lugar poblado y en banda o por cometerse en lugar despoblado; a estas tipificaciones se les suma por ejemplo la privación ilegítima de la libertada cuando el chofer es secuestrado.

 

El delito de piratería del asfalto es un delito nómade, las bandas tienen su zona de acción pero al verse cercadas por las fuerzas de seguridad suelen mudarse hacia otras jurisdicciones o armar células en otras jurisdicciones. Otra característica que nos hace ver a este delito como delito nómade es que según la época del año, varía la mercadería que se roba, la misma banda puede robar hacia principios de año indumentaria pero hacia fin de año cambia hacia bebidas alcohólicas, por ejemplo. Sin perjuicio de lo expuesto de las estadísticas que hay sobre este delito, encontramos que en los últimos 3 años las bandas se dedicaron al robo de alimentos como primer objetivo, seguido de electrónica y en tercer lugar encontramos los productos textiles. Años atrás los productos electrónicos encabezaban la lista de objetivos más buscados.

 

La modalidad delictiva también ha mutado en cuanto al objetivo, antes el robo era a camiones y ahora el robo es a vehículos de menor porte, camionetas tipo utilitarios. Si bien a lo largo del año 2019 se vio un incremento en el robo a los vehículos de menor porte, específicamente cuando estos arribaban a un cliente para descargar productos y la puerta de carga era habilitada desde la central de monitoreo, ese era el momento en el cual eran asaltados. Ahora con la pandemia y el mayor movimiento de empresas de delivery o servicio puerta a puerta, este delito se ha incrementado y los piratas asaltan directamente a estas unidades, ya sea mediante un falso pedido de entrega puerta a puerta o durante el tránsito. Si bien hemos dicho que este delito es específico y no al azar, se ha detectado durante la pandemia robos a unidades utilitarios, los cuáles si han sido al azar, y fueron caso en los cuáles se asaltaba al chofer por sus pertenencias y por las sumas en efectivo que este pudiera tener de la mercadería que transportaba.

 

El delito de piratería del asfalto en Argentina, se concentra en la Provincia de Buenos Aires, el cordón Bonaerense, en donde se detectaron el 56% de los casos, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y luego en el resto del país. En el cordón bonaerense encontramos que la zona oeste es aquella en donde se produce el mayor robo de unidades en la modalidad piratería del asfalto seguida de zona sur y por último en zona norte donde hay muy pocos casos. En la Ciudad de Buenos Aires, los barrios de Pompeya y Parque de los Patricios se caracterizan por ser los que concentran la mayor actividad delictiva y esto se debe a que en ellos junto a Barracas y Villa Soldati son las zonas donde están radicados la mayoría de los expresos.

 

Contactar con Dr. Nicolás Ranieri
Contactar con Megatrans
Contactar con CASEL y la Comisión de Monitoreo Móvil

NOTICIAS RELACIONADAS

VIDEOS