sábado 12 de junio de 2021
Revista Innovación Seguridad » Análisis y tendencias » 13 may 2021

ACTUALIDAD

Robo de Autos: ¿Cómo afectó la pandemia al robo automotor en Argentina?

Analizamos el flujo del delito en función de las restricciones de circulación del último año en Argentina a causa del aislamiento obligatorio impuesto a partir de la pandemia. ¿Cómo ha afectado al robo de automotores en cada período?


Por:
Nicolás Ranieri, Abogado

En el año 2020 el mundo se vio afectado por la pandemia COVID-19. La misma ha impactado a toda la actividad que los seres humanos veníamos realizando en ese momento, haciendo que por la incertidumbre, el miedo o pánico modifiquemos nuestras actividades como las veníamos realizando, y comencemos a observar lo que estaba pasando y evaluar cómo encarar nuestras actividades. Esto no significa que el mundo se haya detenido, simplemente bajamos la intensidad de la actividad, para luego volver a movernos. Esto mismo se ver reflejado en la actividad siniestral del robo de vehículos

 

A partir del denominado confinamiento, hubo una merma en el delito de robo de autos, pero merma exclusiva por la situación no por otros factores. De acuerdo a los datos que se pueden obtener de la Dirección Nacional de Registro Automotor (ver gráfico) vemos que la baja de la siniestralidad coincide con los meses de mayor incertidumbre para llegar a su pico más bajo en el mes de abril y luego volver a reactivarse. Esa reactivación no fue violenta en cantidad de unidades robadas, o no se incrementó respecto a los valores que se venían reflejando antes de la pandemia, pero sí comenzó a aumentar cuando volvió la circulación y hubo mayor movimiento. En el año 2020 se han registrado un total de 24.545 vehículos robados contra un total de 36.833 autos robados en el año anterior.

 

 

Analizando los robos del año 2020 desde el punto del origen de fabricación de las unidades, encontramos que el 77% de los vehículos robados fueron de fabricación nacional mientras que el 23% restante fueron vehículos importados. Los vehículos de mayor siniestralidad han sido el tipo de unidad correspondiente a los modelos sedán, seguidos de los vehículos tipo rural o familiar y luego pick up o todo terreno de uso personal.

 

A diferencia de años anteriores en lo que tiene que ver con el transporte o robo en la modalidad piratería del asfalto o mercadería en tránsito se ha observado un incremento en el robo de los vehículos de tipo furgón por sobre los camiones y acoplados. Esto se debió al incremento en la venta de los servicios de E-Comerce o venta en línea.

           

De la información del Registro obtenemos que en Argentina el robo de unidades afecta a todo el país, siendo los centros urbanos donde encontramos una mayor concentración delictiva de esta problemática. Las jurisdicciones con mayor siniestralidad en esta materia son las de mayor concentración de población como la Provincia de Buenos Aires -específicamente toda la zona del denominado cordón bonaerense-, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Neuquén y Río Negro.

 

En cuanto a los modelos de autos más robados, según TODO RIESGO, nos encontramos con los siguientes modelos: Volkswagen Gol, Volkswagen Gol Trend, Renault 9, Volkswagen Fox, Fiat Fiorino Fire, Chevrolet Corsa, Fiat Uno Fire, Ford Ka, Volkswagen Voyage y Chevrolet DP Classic.

 

 

ROBOS -HURTOS

 

 Si bien hablamos de una merma, esta se refleja en el robo de la unidad, que es el robo completo de la unidad a diferencia del hurto, que es el robo parcial de estos. El hurto de piezas de autos siempre ha existido, pero al haber menos circulación de vehículos y personas, y encontrarse por tiempo prolongado los vehículos detenidos en la vía pública, se facilitó la tarea de los delincuentes que iban en búsqueda de partes como   ruedas/cubierta, baterías, chapas patente y pertenencias que había dentro de las unidades.

 

El robo de chapa patentes parecería ser un tema aislado o nuevo pero no lo es. Este incremento tiene su origen en que las mismas se utilizan en los vehículos con pedido de secuestro para evadir el control policial. De esta forma se "disfraza" a la unidad con una patente que no genera sospechas y por lo tanto circula evadiendo así los radares y/o controles específicos. 

 

En lo que respecta a la modalidad delictiva, luego de la pandemia se han observado claramente dos tipos de robos: los de entradera y los de las unidades estacionadas en la vía pública. En el caso del robo en la vía pública los delincuentes han hecho uso de la tecnología de inhibición de señal para poder perpetrar su cometido. Mediante dispositivos electrónicos interrumpen o clonan la señal que enviamos al auto para cerrarlo, dejando que este quede abierto, y una vez que el propietario se aleja del mismo avanzan sobre la unidad. En estos casos no hay violencia sobre las personas y el objetivo principal está en los objetos de valor dejados dentro de la unidad. En el 90% de los casos, el robo es de las pertenecías u objetos guardados dentro del auto y rara vez es robada la unidad completa con esta modalidad, al menos en Argentina.

 

 

 

En cuanto a la modalidad de entradera, la misma siempre ha existido. Luego de la pandemia hemos podido ver en distintos medios periodísticos y gráficos, confirmados por vecinos y fuentes policiales que estas han sido en muchas oportunidades hechos muy violentos. Las entraderas en esta época se han caracterizado por ser en la modalidad "piraña", donde operan varias personas, con uso de armas y vehículos de apoyo como autos y/o motos. Los delincuentes en estos casos se aprovechan del momento en el cual la persona está llegando a su domicilio y descendiendo del vehículo. S bien estos hechos ocurren en cualquier momento del día, la mayoría suceden entre el medio día y las 00.00 horas. A diferencia de las unidades estacionadas, en este caso se apropian de la unidad con distintas finalidades: clonación para cometer otro ilícito, con el cambio de patentes mencionado anteriormente, para repuestos (auto partes), etc.  

 

 

PROTECCIÓN

 

Hemos detallado dos modalidades de robos bien marcadas, la entradera y el robo del vehículo estacionado en la vía pública o estacionamiento (público o privado). ¿Cómo podemos prevenirnos en cada caso?... hoy en día la seguridad electrónica nos brinda herramientas para evitar los delitos, o al menos estar más protegidos; ya que habitualmente, al bajar del vehículo, estamos distraídos pensando en nuestras actividades y ese descuido es aprovechado por los delincuentes para cometer un delito.

 

En el caso de la entradera, por ejemplo, la seguridad electrónica nos puede conectar con la casa advirtiendo a quien esté en ella sobre nuestro arribo. Esto se realiza mediante el envío de mensaje a un celular, correo electrónico y/o central de alarmas, para que desde allí estén alerta de nuestra llegada y ante cualquier movimiento o sospecha de algo inusual se disparen las alertas de emergencia que se tengan coordinadas.

 

En el caso de robo de vehículo en la vía pública también tenemos elementos de seguridad que nos permiten advertir si algo está funcionando mal en el auto al momento de cerrarlo, es muy clásico ver que uno se baja del auto en el centro comercial, por ejemplo, activa el mando a distancia o llave electrónica a unos metros del auto y sigue la charla con su familia o pensando en lo que va hacer y no se detiene a ver las señales del auto, señales en algunas marcas sonoras como bocina que indica que la alarma esta activada o lumínica que produce el mismo efecto, como tampoco revisamos la manijas de la puerta para ver si la unidad quedo realmente cerrada o no. ¿Qué otros consejos dan las fuerzas de seguridad a para prevención de este delito?... cerrar puertas y ventanillas del vehículo; no dejar llaves o elementos de valor a la vista en la unidad, tampoco dejarlos tapados o de forma tal que dé la impresión que algo quedo dentro de la unidad.

 

Por lo general los inhibidores que utilizan para bloquearnos la señal de las llaves o keyless en esta modalidad son de corta distancia y están alojados en lugares que permiten ser camuflados cerca del lugar de estacionamiento, como cestos de basura, columnas, o en el parque. En Argentina, por ejemplo, se han detectado muchos hechos ilícitos en los cuales se ha logrado detener al delincuente con el inhibidor de señal en su poder dentro de un bolso, o mochila rondando cerca de la unidad que pretendía robar o ya había logrado robar.

 

En resumen: existen en el mercado de la seguridad electrónica elementos que podemos incorporar para evitar ser víctimas del robo de nuestros vehículos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

VIDEOS