sábado 01 de octubre de 2022
Revista Innovación Seguridad » Análisis y tendencias » 3 jun 2022

SEGURIDAD PUBLICA

Latinoamérica: Retos en seguridad pública

Hace años que Latinoamérica se caracteriza por tener las tasas más altas de homicidios del planeta, varias veces mayores a las del continente europeo. Con solo el 8% de la población mundial, esta región posee el 33% de los homicidios y aquí se encuentran 46 de las 50 ciudades más violentas e inseguras del planeta.


Por:
Alberto Jorge Álvarez, CEO de ALAS

Las causas de este escenario son principalmente: deficiente cantidad de policías, pobreza, falta de educación, desigualdad económica, falta de trabajo y oportunidades, déficit de políticas públicas, desinterés político, fallas del sistema judicial, impunidad, corrupción, marginalidad, pandillas, narcotráfico y crimen  organizado o quizás un poco de todas. Hay quienes dicen que no se destinan los suficientes recursos en seguridad, pero el porcentaje de PBI destinado es mayor que el de muchos países más seguros.
 

Por otro lado, la pandemia acentuó esta situación que vive Latinoamérica siendo la región en desarrollo más afectada del mundo y aumentando la pobreza en un 10%. A finales del 2020 alrededor de 209 millones de personas se encontraban en situación de pobreza, lo cual representa un 32% de la población de Latinoamérica. Esto corrobora, lo dicho hasta el momento, ya que con solo el 8 % de población mundial, en 2020 se tuvo el 19% de contagios y el 28% de muertes por Covid-19.
 

Algunos investigadores dicen que el foco del problema es la crisis del sistema educativo y los millones de jóvenes (niños) entre 14 y 28 años que no estudian ni trabajan. Esto representa una gran oportunidad de cambiar el rumbo e integrarlos y desarrollar programas de capacitación a través de becas para mitigar las consecuencias de esta situación.
 

Por su parte, varios organismos y profesionales en la materia dicen que la solución al problema de inseguridad es a través de un trabajo conjunto entre los gobiernos, fuerzas del orden, asociaciones y la comunidad. Es necesaria la colaboración y el trabajo conjunto de todos para encontrar una solución a medida de las necesidades de la región.
 

Pero entonces, ¿cómo mejoramos los índices de seguridad en Latinoamérica?: Una de las medidas más efectivas es el uso de la tecnología, pero ahí cabe otra pregunta: ¿estamos capacitados en Latinoamérica para  usar las últimas tecnologías y hay decisión política de hacerlo?
 

SI hablamos de seguridad ciudadana o pública  encontramos muchas tecnologías que pueden ayudar  a prevenir el delito; nuevas cámaras de videovigilancia, sistemas de inteligencia artificial y Big data, detectores de disparos, drones, lectores de patentes, botones de pánico integrados con sistemas de comunicación, apps para  celulares, analíticas de video, reconocimiento facial y de patrones de comportamiento entre muchas otras. Sin embargo, toda  esta tecnología necesita de varios factores claves como inversión, normativas, implementación, capacitación, operación y mantenimiento.
 

Muchos gobiernos dicen que no tienen el dinero para afrontar el costo de estas tecnologías, pero ¿cuál es el costo de seguir poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos? Tengamos en cuenta que Latinoamérica carece no solo de estudios en tecnologías de seguridad, sino que la mayoría de los países tienen  muy pocas normas al respecto y los pocos que las tienen  no cuentan con personal capacitado para implementarlas adecuadamente y auditarlas.
 

Los gobiernos con ayuda de instituciones educativas y asociaciones deben generar estas normas, buenas prácticas y certificaciones para los productos, las empresas, los técnicos y profesionales asegurando así la calidad, auditoria y certificación de las instalaciones.
 

Por último, es muy importante que el personal que vaya a operar estas tecnologías esté certificado y entrenado para poder  obtener los máximos beneficios de los sistemas, para eso, existen entidades como ALAS, y más que nada es de suma importancia que se destinen los fondos necesarios para  el mantenimiento de éstos. Es lamentable ver cómo sistemas de última tecnología dejan de funcionar al poco  tiempo y nadie los repara porque el gobierno de turno no destinó los fondos necesarios.
 

En conclusión, Latinoamérica es una region con un potencial económico importante en sus distintos países y también como un solo núcleo regional, pero necesita empezar a repensarse para asumir los retos y mejorar las condiciones de seguridad. La posibilidad de mejora es inmensa, y a esto se le debe  apuntar de forma  integral  para  convertir  a Latinoamérica en un territorio  seguro, restaurar la confianza para  invertir en él y mejorar la competitividad.
 

Alberto Jorge Alvarez
CEO Asociación Latinoamericana de Seguridad - ALAS.

 


 

NOTICIAS RELACIONADAS

Evidencia digital, una aliada para la seguridad pública

SEGURIDAD PUBLICA

Evidencia digital, una aliada para la seguridad pública

En un mundo hiperconectado, las tecnologías colaboran y son aliadas vitales para los organismos de seguridad en la lucha contra el crimen, ya que permiten ordenar rápidamente la información y proveen un amplio conocimiento situacional que favorece la toma de decisiones inteligentes basadas en la información obtenida en tiempo real. Por ejemplo, desplegar el personal y los recursos con los que se cuenta de la manera más eficiente posible.

El retorno en la inversión de tecnología para la gestión de ciudades inteligentes

MILESTONE SYSTEMS

El retorno en la inversión de tecnología para la gestión de ciudades inteligentes

En estos 21 años del siglo XXI, las ciudades del mundo (desde grandes capitales hasta las más diversas provincias) han revolucionado su forma de operar y dotar de mayor seguridad al ciudadano común de la mano de la tecnología. Particularmente, el uso inteligente de datos ha marcado un paso definitivo para la gestión de diferentes desafíos en materia de orden público, pero también en cuanto a los avatares ambientales.

VIDEOS