lunes 15 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Monitoreo » 19 ene 2015

La degradación de las redes GPRS y su impacto en el monitoreo de alarmas

Por Lic. Pablo Bertucelli, Gerente General de RightKey S.A.El servicio GPRS, de transmisión de datos por la red celular, está perdiendo su calidad gradualmente. ¿Cuál es el impacto para la industria del monitoreo de alarmas? ¿Qué opciones existen para garantizar un servicio de monitoreo de calidad?


La masividad de GPRS
GPRS (General Packet Radio Service) es un servicio de transmisión de datos a través de la red celular GSM. Sus características de conexión veloz, costo accesible y enlace con la Internet fueron los motores para una rápida adopción por parte de la industria del monitoreo de alarmas, como un canal para la transmisión de señales y eventos de alarma.

Hoy en día, decenas de miles de alarmas residenciales, comerciales, industriales y gubernamentales utilizan GPRS como el vínculo principal para comunicarse con la Estación de Monitoreo de la empresa de seguridad contratada.

Ha habido entonces un crecimiento muy importante de la base instalada de dispositivos GPRS, no sólo de alarmas, sino teléfonos celulares que aún utilizan esta tecnología y también equipos M2M (Machine -To-Machine) para sistemas de telemetría, localización vehicular, etc.

La pérdida de confiabilidad para el monitoreo
En paralelo con el crecimiento de la cantidad de equipos instalados, se dieron 2 procesos que comenzaron a afectar la confiabilidad del servicio GPRS.

Por una parte, este aumento de la base de dispositivos que se conectan a GPRS fue mucho mayor a la capacidad de la red GSM para absorber la demanda. Cada antena GSM instalada en cualquier ciudad, pueblo o ruta, tiene una capacidad máxima de canales para la conexión simultánea. Al crecer la cantidad de equipos instalados, muchos de ellos con conexión permanente o casi permanente (como es el caso de algunos sistemas de alarma, justamente), esta capacidad de las antenas comenzó a saturarse. Para dar un ejemplo cotidiano, es como si al querer llamar por teléfono la central de nuestra compañía telefónica se encontrara saturada y no logramos establecer la comunicación.

Pese a que las empresas durante un tiempo acompañaron este crecimiento con inversiones en la red para la conexión de dispositivos y el transporte de los datos, nunca lograron acompañar el volumen de expansión de los equipos. Algunos observadores definen esto como una “sobreventa” del servicio.

El otro proceso que influye en la calidad de GPRS es la degradación de la red, por su uso natural, y la falta de asignación de recursos por parte de las empresas prestadoras del servicio GSM. Con el tiempo, las antenas o nodos que forman parte del servicio GPRS comenzaron a necesitar alguna clase de mantenimiento. En principio se mantuvo el servicio estable, con respuesta y resolución rápida de los problemas.

Con el surgimiento de 3G, se vio un cambio en la prioridad de inversión de las empresas de servicios celulares.  Enfocadas en impulsar un servicio nuevo, atrayente, y de mucho mayor ARPU (Average Revenue Per User, o Ingreso Promedio por Usuario), los esfuerzos de las prestadoras se centraron en desarrollar 3G. Esto significó reducir el mantenimiento de los servicios GPRS, y por supuesto anular cualquier crecimiento.

Estos dos procesos combinados originaron y sostienen la degradación de la calidad de GPRS, degradación que se va observando mes a mes en diferentes países de América Latina y que afecta sobremanera a la industria del monitoreo de alarmas.

Las soluciones disponibles
Cada empresa de seguridad tiene una combinación única de medios de comunicación de alarmas, canales de respaldo, estructura técnica, etc., y en base a eso establece cuál será su estrategia ante situaciones como la descripta anteriormente.

En general, éstas son algunas de las soluciones que están a la mano de las empresas para reaccionar proactivamente a la pérdida de confiabilidad del servicio GPRS:

Doble reporte GPRS
Esta opción implica duplicar los canales de reporte GPRS, instalando un segundo comunicador o un segundo chip GSM provisto por otra empresa celular. Es una solución que sigue estando basada en GPRS y que requiere un doble costo mensual de comunicación por el abono del chip adicional.

Sistema de Radio
Las empresas que tienen un sistema de transmisión de alarmas por radio pueden aumentar la cobertura para no depender de la red GPRS. En terrenos llanos, una buena distribución de antenas logra una llegada importante de este servicio propio. La inversión puede ser importante, requiriendo una masa crítica de clientes para justificarla, pero es una solución confiable dentro de los límites de capacidad de la tecnología utilizada.

Conexión por Internet
Una solución simple y efectiva es reemplazar o complementar el enlace GPRS con una conexión por IP, utilizando el enlace Internet de cada cliente para comunicar con la Estación de Monitoreo. Sin costos mensuales, y sin tener que remover el vínculo GPRS necesariamente, es útil para los sectores urbanos y suburbanos donde la disponibilidad de Internet crece día a día.

Sumando el monitoreo por IP a una instalación GPRS
Como caso práctico, veremos cómo agregar el monitoreo por Internet a un cliente que cuenta con transmisión de alarmas por GPRS. El objetivo es garantizar un monitoreo permanente, con señales de vida cada pocos minutos y con la recepción inmediata de las señales de alarma en la Estación de Monitoreo, inclusive ante caídas del servicio GPRS.


Ver diagrama 1.

En este cliente se utiliza actualmente un Comunicador GPRS, con backup por la línea telefónica del cliente.


Si agregamos un Comunicador IP conectándolo entre el panel de alarma y el equipo GPRS, lograremos lo siguiente:

•    El Panel de Alarma reporta por IP como canal primario, utilizando la conexión Internet del cliente.

•    En caso de una falla de la conexión Internet del cliente, el Panel reporta temporalmente por GPRS.

•    La línea telefónica del cliente queda como un tercer canal de respaldo en caso de falla simultánea de IP y GPRS.

•    En la Estación de Monitoreo se reciben los eventos del Comunicador IP con el mismo enlace IP adonde llegan las señales GPRS.

•    No hay costo de comunicación adicional, al conectarse el sistema de alarma al vínculo Internet del cliente.

•    Se reducen los costos de canales suplementarios (por ejemplo SMS) y las llamadas telefónicas con la línea del cliente.
•    Las fallas generales de la red GPRS no afectan a los clientes que reportan por IP en forma primaria.

En el diagrama 2 detalla el agregado de un Comunicador IP en el sistema estándar anterior.

VIDEOS