jueves 18 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Eliminadas » 1 may 2004

Un modelo integral de entrenamiento.

Innovación Tecnológica participó del lanzamiento de la “Primera Jornada de Integración Académica, Técnico Operativa”, desarrollada en el CAS, Centro Argentino de Seguridad. En el evento se desarrollaron diversos simulacros, ejercicios y demostraciones de los servicios que el Centro ofrece en el ámbito de la seguridad personal. Participaron numerosas empresas de seguridad física y gerentes de seguridad pertenecientes a empresas y corporaciones. Luego, nos entrevistamos con el Sr. Eduardo Carpio, Coordinador del CAS, quien nos brindó más detalles sobre la magnitud del Centro.


El CAS es el único centro del país con la infraestructura necesaria para capacitar gente en el tema de la seguridad. Nació hace casi cuatro años, por iniciativa de un grupo de personas del sector, entre las que se encontraba Guillermo Ruckauf -actual presidente del CAS- preocupadas por la formación del personal de seguridad. Esta experiencia ya se estaba llevando a cabo en otros países como Brasil, España, Estados Unidos. Los fundadores viajaron a esos países y, tomando como base esas experiencias, se creó el Centro, comprando un campo de catorce hectáreas en Gral. Rodríguez, en el cual se levantó esta realidad.
Con el correr del tiempo, no sólo gente de seguridad sino también civiles se acercaron al CAS para recibir instrucción.

Los cursos cubren un espectro muy amplio:
• Cursos en los establecimientos educativos, orientados al manejo de incendios, evacuaciones, primeros auxilios, RCP, educación vial y destinados a docentes y alumnos.
• Cursos de defensa personal
• Cursos defensivos de evasión, relacionados con los vehículos y enfocados a casos de intentos de secuestro o robo
• Cursos orientados al personal de seguridad de las empresas, relacionados también con incendios, evacuación, primeros auxilios, emergencias médicas
• Cursos de tiro
• Cursos de protección VIP
• Cursos destinados a las fuerzas de seguridad.
Cuenta con un “mamelón”, donde se recrean situaciones de riesgo.

“Lo que se fundó como un apoyo al personal de seguridad se extendió, como fruto de las actuales circunstancias, a la población civil que, sintiéndose desprotegida, se acercó al CAS solicitando instrucción para manejarse ante posibles eventos. Familias enteras participan de los cursos, los cuales se adaptan a las posibilidades horarias de quienes concurren a ellos, a fin de recibir consejos preventivos y minimizar los riesgos.
Este tema es muy importante: por ejemplo, el curso de “Autoprotección” que se dicta a particulares -a veces con todo su grupo familiar-, dura tres días. En el mismo, se trabaja con el “antes”, dando una serie de consejos preventivos (algunos solamente de sentido común); con el “durante”, es decir cómo actuar mientras ocurre el evento; y con el “después”. Para ello se cuenta con un equipo de psicólogos que trabajan en la contención de la víctima.
Un tema muy importante es el de las armas: el CAS no aconseja el uso de las mismas; pero si alguien decide comprarse una, se le dice que tiene “la obligación” de capacitarse. Para ello se dictan cursos de tiro y se capacita a quien la tenga.
Las consultas sobre los cursos son muchas; fundamentalmente de empresas privadas.

Respecto a la Policía, existe el problema económico que actúa como barrera entre la voluntad de muchos efectivos para perfeccionarse y sus posibilidades: hace un tiempo se hizo un intercambio con un grupo táctico de Alemania -instructores del CAS viajaron a dar instrucción: pero cuando se invitó a los efectivos de todo el país a recibir esa instrucción en el Centro, se toparon con el problema mencionado. Quienes pudieron hacerlo, hicieron ver cuál es la realidad de nuestras fuerzas policiales (sueldos bajos, horarios extensos, materiales inexistentes, etc.)

De ahí surgió el proyecto, en común con la Universidad de Morón -que cuenta con una Cátedra de Seguridad desde hace tres años, dependiente de la Facultad de Derecho- y, con el marco académico esa Casa de Estudios y la experiencia del CAS, de brindar capacitación en forma ambulante, yendo a los lugares del país donde la policía lo requiera.
El CAS no cuenta con apoyo oficial. El último curso de capacitación dictado en Gral. Rodríguez fue declarado de “interés municipal”. Sólo se cuenta con la colaboración ya mencionada de la Universidad de Morón.

Un paso próximo es el de invitar a las distintas Cámaras de Seguridad a que conozcan las instalaciones y el proyecto del Centro. La idea es aunar esfuerzos para enfrentar el gravísimo problema de la inseguridad, explorando el amplio abanico de elementos que nos han llevado a esta crisis -la Policía bonaerense es sólo uno de los problemas- y mancomunar esfuerzos para elaborar propuestas que permitan salir de la misma. La inmensa movilización por el caso Blumberg puede ser una bisagra para que los funcionarios y políticos de turno tomen conciencia de que es imprescindible la toma de decisiones.

El CAS aportará toda su experiencia en el campo de la capacitación y cada entidad podrá aportar lo suyo.
Para ello, el CAS cuenta con un capital importantísimo, como es el de la calidad de sus instructores: gente muy experimentada en cada área, en el manejo de diferentes eventos.

Otro tema a destacar es quiénes pueden acceder a los cursos: sólo se dictan a aquéllas personas mayores de edad, que demuestren ser gente de bien: se solicitan documentos de identidad, permiso de portación de armas -en el caso que hiciera falta-.
El CAS funciona en Gral. Rodríguez, contando con oficinas comerciales en la localidad de Ituzaingó”.

El Sr. Carpio, del CAS, nos recuerda cómo se vivía hace algunos años, y convoca a la población a que se una, que reclame ante quien corresponda, que se solidarice con la gente de su comunidad, que siga diciendo ¡basta!

VIDEOS