lunes 15 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Videovigilancia » 1 jul 2005

Del video analógico a los sistemas de vigilancia IP

Muchas empresas y organizaciones ya realizaron inversiones importantes en Circuitos Cerrados de TV (CCTV) analógicos. Mientras esos sistemas sigan aportando valor, es lógico que no haya motivos para cambiarlos. Sin embargo pueden ser mejorados con tecnología IP, sin necesidad de erradicar la infraestructura existente.



Para cubrir esta demanda, Anixter cuenta con la gama completa de productos de Axis, que permiten combinar los equipos antiguos con dispositivos actualizados y obtener las ventajas que ofrece la tecnología digital: accesibilidad remota, rentabilidad, flexibilidad, escalabilidad, integración y funcionalidad actualizable y óptima calidad de imagen.

La era del VCR: Desde hace ya bastante tiempo, el VHS se usa para grabar imágenes en los sistemas de CCTV. La digitalización en el campo de los CCTV empezó a conocerse alrededor de 1990, cuando las cámaras digitales -basadas en sensores CCD- reemplazaron a las cámaras de tubo análogas. Estas cámaras CCD eran parcialmente digitales, pero seguían utilizando conexiones análogas y la grabación se realizaba en cintas de VCR análogas.

La era del DVR: Básicamente puede dividirse en dos. En la primera mitad, alrededor de 1996, la función de grabación del DVR ya estaba digitalizada (Etapa 1). Este próximo paso hacia la digitalización le otorgaba al usuario final ciertos beneficios: no tener que cambiar las cintas y una calidad de grabación consistente. Además, la búsqueda de eventos grabados se hizo más eficiente. Sin embargo, el DVR aún tenía entradas coaxiales análogas y una salida análoga para el monitor.

La segunda mitad de la era del DVR tenía ya una conexión de red establecida a través de la digitalización de la estación de monitoreo utilizando una PC. En los últimos dos años, cada vez con más frecuencia se entregan DVR equipados completamente con red o interface de MODEM para que las imágenes grabadas se puedan monitorear desde una locación remota a través del software de monitoreo y usando una computadora común (Etapa 2). Los DVRs más modernos pueden utilizar la conexión IP no sólo para comunicarse con la PC, sino también para comunicarse con las demás cámaras de la red.

La era de la Vigilancia IP: La última etapa para completar la digitalización de los CCTV es la que involucra el enlace desde las cámaras al DVR (Etapa 3). En muchos de los sistemas actuales de CCTV, éste es el último bastión de la tecnología análoga: el cable coaxil. Las cámaras en red y los servidores de video finalmente conquistaron el campo de lo análogo al completar el enlace desde las cámaras al grabador digitalizado, usando redes de computadoras comunes, Internet, y hasta tecnologías inalámbricas. Además, la imagen digital combinada con las redes permite una nueva funcionalidad en los sistemas y una gran rentabilidad.

Hacia la Funcionalidad Digital Total
Como ya hemos visto, el DVR es en la actualidad una tecnología híbrida, en parte digital y en parte análoga. Avanzar un paso más hacia un sistema totalmente digital es una muy buena solución, ya que el CCD -a través de un conversor A/D- ya genera una imagen digital, y la grabación en el disco rígido del DVR también es digital. ¿Para qué realizar una conversión digital-análoga en las cámaras, para luego hacer una conversión análoga-digital en el DVR?

Estas conversiones múltiples retrasan el desempeño y aumentan los costos.

En el nivel más elemental, ¿cómo podemos comparar los conceptos de DVR y vigilancia IP?

Observemos un canal de video simple.

Con el DVR, los procesos de digitalización y compresión se llevan a cabo en la unidad de grabación. En cambio, en los sistemas de vigilancia IP la acción se traslada a la cámara, incluyendo las funciones inteligentes, como detección de movimiento y otras, que se manejan con el software. Gradualmente, esta solución irá creando cámaras inteligentes. Los sistemas de vigilancia IP no sacrifican de ningún modo la funcionalidad: simplemente la trasladan del DVR a la cámara. Esto explica por qué la cámara en red es más costosa inicialmente.


Comparación entre DVR y Vigilancia IP

El DVR y los sistemas de vigilancia IP comparten una cantidad de beneficios y funciones: la grabación se realiza en el disco rígido digital, no hay mantenimiento de las cintas, la calidad de imagen es consistente, la captura de imagen es fácil y rápida, se puede acceder a los videos a través de las redes IP, etc. Sin embargo, una comparación más exhaustiva de las dos tecnologías revela que los sistemas de vigilancia IP ofrecen un número significativo de ventajas por encima de los DVR estándares.

Escalabilidad: Los sistemas de vigilancia IP pueden escalar desde una a miles de cámaras en incrementos de a una sola cámara. Además, no existen los límites de los 16 canales que se encuentran en el mundo de los DVR. Se puede aumentar la tasa de cuadro y de almacenamiento agregando discos duros y servidores a la red y, además, cualquier tasa de cuadro en cualquier cámara puede estar disponible cuando se la requiera.

Infraestructura más rentable: La mayoría de las instalaciones ya cuenta con cableado de infraestructura de pares trenzados, de modo que no se necesita ningún tipo de cableado adicional, una parte muy costosa de cualquier instalación de CCTV. En los sitios en donde no hay infraestructura, la instalación de pares trenzados es más económica que un cable coaxil. Además, se pueden utilizar redes inalámbricas cuando el cableado no es una solución práctica.

Integración de sistemas y convergencia de redes. La tecnología de vigilancia IP ofrece una plataforma fácilmente integrada y abierta. A medida que la integración de sistemas se vuelve cada vez más crítica, es necesario asegurarse de que el control de acceso, la calefacción y la ventilación, los controles de proceso y otros sistemas y aplicaciones puedan integrarse efectivamente. Una sola red conecta y administra la empresa en cuanto a traspaso de datos, video y voz, etc., haciendo que la administración sea más efectiva y rentable.

Acceso remoto. Se puede tener acceso a cualquier secuencia de video, en vivo o grabada, desde cualquier parte del mundo a través de redes cableadas o inalámbricas.

Cámaras Inteligentes: Detección de movimiento, búsqueda de eventos, entrada con sensor, salida por relé, fecha y hora y otras capacidades incorporadas permiten que la cámara tome decisiones inteligentes acerca de cuándo enviar alarmas y en qué cuadro, mejorando así el acceso a la información y la toma de decisiones.

Alta confiabilidad: El transporte de datos basado en IP permite el almacenamiento externo y la posibilidad de usar infraestructura redundante, y la arquitectura de almacenamiento y servidores. Al utilizar servidores estándares y equipamiento de redes, el tiempo de reemplazo, en caso de que alguna parte del equipo deba ser cambiada, es considerablemente menor cuando se utilizan soluciones DVR. El software de administración ofrece un estado de operación del sistema en tiempo real e información en cuanto a medidas preventivas.


La madurez de los sistemas de vigilancia IP

A medida que la evolución progresiva de la digitalización de los sistemas de CCTV facilita la mejora en el desempeño de los sistemas, la vigilancia IP promete continuar ofreciendo una gran cantidad de beneficios muy atractivos:

• Inteligencia Mejorada, localizada a nivel de las cámaras, como por ejemplo, Detección de Movimiento en Video (VMD) , reconocimiento de placas de automóviles, búsqueda de objetos, etc.

• Mayor resolución que los límites de los formatos análogos NTSC y PAL, hasta 0.5 Mpixel. Las cámaras Network mega píxel ya están disponibles, y pronto serán multi-megapixel.

• Suministro de energía a través de Ethernet, que elimina la necesidad de tener salidas de energía en donde se encuentran las cámaras y permitiendo así la aplicación más fácil de fuentes de energía ininterrumpida para asegurar la operación de los equipos las 24 horas.

• Transmisión inalámbrica de video, utilizando tecnologías estándares rentables, tales como IEEE 802.11b y acceso inalámbrico a cualquier video a través de PDAs, PCs y teléfonos celulares.

• Encriptación, sellos de agua y verificación de conexión a nivel de las cámaras, ofreciendo así una solución mucho más segura que cualquier cámara análoga.

Conclusión

Contrariamente a la opinión pública, hemos comprobado que el DVR es sólo otro paso en el continuo desarrollo de las tecnologías CCTV y no una solución en sí misma. La seguridad comenzó con las cámaras análogas, los interruptores y las grabaciones en cintas. Hoy en día, la grabación es digital; y ya que las cámaras también se están volviendo digitales, es natural buscar una solución digital completa para los sistemas de vigilancia IP.

Por Anixter Argentina S.A.

VIDEOS