lunes 15 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Monitoreo » 15 nov 2007

Elección de las vías de comunicación de monitoreo

Por Lic. Daniel Banda - CEO Softguard Tech Corp.En artículos anteriores hemos estado analizando tecnologías de monitoreo e incluso fijado bases de conocimiento como las de un Glosario de terminología profesional. Ahora ha llegado el momento de bucear en los aspectos técnicos más específicos de la actividad. A continuación, ofrecemos un panorama sobre las distintas vías de comunicación que una ECM debe conocer y mantener activas con el entorno de protección de sitios remotos.


Históricamente el mercado ha desarrollado en los 90 -casi con demoledora superioridad- la comunicación de alarmas por líneas telefónicas. La razón básica resulta obvia: se trata de un vinculo disponible en la mayor parte de los casos, de costo bajo por su uso y de aplicación directa a los paneles de alarma estándar del mercado.
La comunicación en sí misma y por esta vía se ha desarrollado bajo la topología de la conmutación de circuitos, uniendo origen y destino de la llamada (en este caso panel de alarma y receptor de monitoreo) en una comunicación punto a punto de audio bidireccional. Sobre ese canal de audio se trafican los pulsos (3+1, 4+2, otros), los tonos multifrecuentes (DTMF) típicos del Contact ID o las tramas de módem FSK típicas de los formatos SIA , MODEM IIe y otros. De este modo, la telefonía como medio de comunicación es considerada universalmente como la opción lógica y básica para la prestación del servicio.

Aun hoy día, a la hora de escoger vínculos para el servicio a prestar, las empresas de monitoreo de alarmas que se inician usan la telefonía en un promedio del 85% en América Latina. Sin embargo, este índice va en regresión, dando lugar a vínculos no relacionados a los pares de cobre tradicionales.

El monitoreo de alarmas por radiofrecuencia ha tenida una interesante difusión en los 90, para dar cobertura de mayor seguridad a sitios protegidos por las vulnerables líneas telefónicas. En general se ha constituido en uno de los dos tipos de vínculos de resguardo o backup por excelencia, junto al respaldo celular. Además, ha logrado desarrollos muy fuertes en sitios altamente concentrados donde la variable de disponibilidad de líneas telefónicas no ha sido extensa, conformando en estos casos una excelente vía primaria de comunicación de alarmas

Algunos atributos que le son propios han generado la fuerza especial de la radio en esta batalla tecnológica como, por ejemplo, la independencia de prestadores y de cargos mensurados por nivel de uso. En ciertos países como Argentina, además, ha logrado inserción primaria en nichos como el de la Seguridad Bancaria, ejemplo especialmente importante para explicar el fenómeno de creación de un sistema tan específico y dedicado como el de “sistema inalámbrico secuencial interrogado”, que aún hoy domina el panorama de seguridad electrónica a distancia en tan importante actividad.


La importancia de las redes celulares e internet

Las redes celulares han aportado lo suyo y desde los primeros sistemas de backup o resguardo, basados en teléfonos celulares analógicos (AMPS), podemos asegurar que ya ocupan un buen porcentaje de la distribución de vínculos. Esa participación, a la inversa de la telefonía cableada, va en franco crecimiento, gracias a las redes digitales sobre redes celulares como lo son principalmente el GPRS (sistema de paquetes de datos del GSM) y el CDMA-1X, en una menor proporción regional.

Adicionalmente, el celular aporta al sistema bajos costos de uso, amplia zona de cobertura (suele ser de alcance nacional con los obvios sitios “oscuros” de sus redes) y clara inviolabilidad, por tratarse de sistemas sin cables.

Internet es, sin dudas, la frutilla del postre, haciendo su desembarco como vía de comunicación del futuro, en la medida que cada residencia, comercio, industria, etc. estén “conectados” a esa gran autopista de la información. Aquí, el concepto de costo se licua dentro de lo que se conoce como un “abono plano”, gracias al cual, los empleados, familiares y operarios se conectan al mundo exterior para poder realizar sus tareas, abastecer sus procesos, comunicarse, comprar, vender, divertirse, etc.

Estamos en plena etapa de cambios en relación a los medios de comunicación para monitoreo. Y como consecuencia de incorporar nuevos medios, comenzamos a repensar bajo qué formato deseamos enviar la información para notificar alarmas, pasando de simples cadenas de texto con códigos a audio ambiental, imágenes estáticas o incluso a video de tiempo real, como “gran objetivo” para fundamentar una alarma y despachar servicios de respuesta a ella, obviando el terrible flagelo de la “falsa alarma”.
He aquí una mención ordenada y cronológica de los medios a disposición. El análisis sobre cuál utilizar en cada caso debe ser preciso y certero, ya que de ello depende el éxito de la gestión con el cliente y su satisfacción con los resultados.

La pretensión de ahorrar dinero en la etapa de la venta podría derivar en resultados negativos. Es muy importante que el cliente sepa y conozca a fondo lo que compra y sus alcances. Por eso, recomendamos preparar al cliente como un verdadero profesional, informándolo al detalle y de ser posible en forma documentada, sobre los alcances y riesgos de su elección. Sólo invertirá más dinero el que haya sido capacitado para entender lo que compra.

Como recomendación final para la empresa de monitoreo actual, podría citar que cuantas más formas de comunicación acepte nuestra ECM, más posibilidades de darle a cada cliente lo que espera. Y doblemente exitosa será esta política de diversidad de tecnologías, si pueden lograrla con sistemas centrales simples, unificados y de buena calidad y servicio local.

Seguiremos a fondo con estos temas de monitoreo en las próximas ediciones.

 

VIDEOS