miércoles 20 de enero de 2021
Revista Innovación Seguridad » Todos » 19 sep 2008

No mentirás...

El distribuidor mayorista Simicro presentó en su stand de SeguriExpo Bisec 2008 una tecnología revolucionaria. Se trata de Cogito 1002, una solución biométrica desarrollada por la empresa israelí Suspect Detection Systems (SDS) que permite detectar a través de la conductividad de la piel las distintas reacciones de las personas frente a los más diversos cuestionarios. Su efectividad: 96%.


“La solución que nosotros tenemos está basada en un sistema biométrico, facial y también de voz, que permite detectar cualquier sospechoso sobre los temas más diversos: drogas, criminales, espionaje, RRHH o fraudes”, abre el juego Ofer Tuval, Representante Regional de Ventas de SDS.

El concepto del sistema nació luego del atentado del 11 de septiembre de 2001. En esa ocasión, los terroristas no llevaban explosivos y tenían pasaporte propio ¿Cómo detectarlos? Si el arma más letal que utilizaron fue su mente. El desafío, entonces, fue lograr un desarrollo tecnológico que permitiera controlar ese poder oculto y de manera rápida, en un aeropuerto, por ejemplo.

En reacción a estas nuevas necesidades de seguridad global, la empresa israelí SDS desarrolló un nuevo sistema que detecta las intenciones de las personas a partir de un cuestionario. El equipo funciona de manera sencilla. La persona a “examinar” debe colocar su mano en un dispositivo biométrico y contestar las preguntas ingresadas previamente al sistema por el operador. A partir de allí, el software trabaja mediante dos algoritmos básicos que detectan “el temor” de la persona examinada, según las reacciones corporales que se dan a través de la conductividad de su piel.

Según sus creadores, cuando la persona está involucrada en el tema que despertó las sospechas, por ejemplo las drogas, sus reacciones son más intensas. “Se trata de reacciones imperceptibles, que muchas veces trabajan a nivel inconsciente”. Sin embargo, el software fue diseñado para buscar una combinación de reacciones, es decir, una reacción sistémica frente a las distintas preguntas.

Tal vez lo más asombroso del equipo es su potencial de acierto. Según sus creadores, el sistema tiene una efectividad del 96%. “No sólo se trata de un sistema muy efectivo sino que, además, una de sus principales ventajas es su velocidad: demora sólo entre 5 y 8 minutos para expedir los resultados. Todos los equipos similares, por ejemplo el polígrafo, tardan cerca de dos horas y media y trabajan sobre un solo tema. Por el contrario, el Cogito 1002 puede customizarse para ser usado en los más diversos asuntos”, comenta Tuval.

El cuerpo en bits
Cogito 1002 consta de dos algoritmos fundamentales: uno que analiza las reacciones y otro que toma las decisiones. El primero se ocupa sobre cómo reaccionó la persona y en qué medida lo hizo y el segundo se encarga de jerarquizar y tomar las decisiones.

Además de medir y clasificar las reacciones ante las preguntas, el sistema cruza los resultados con distintos datos que están almacenados en la base de datos: huellas digitales, pasaportes, DNIs, datos informativos, etc. A su vez, la base de datos se actualiza de manera simultánea y nutre de la misma información a las distintas estaciones que componen la red.

Un interrogatorio estándar consta de 4 cuestionarios con distintas preguntas, que el operador debe ingresar de acuerdo a sus necesidades. Luego de evaluar las respuestas, si el examinado sale “sospechoso” sobre el tema en cuestión, el propio sistema genera dos cuestionarios adicionales para validar la conclusión preliminar. Además del veredicto, el software confecciona distintos diagramas de las reacciones -al igual que el polígrafo- y adapta su idioma de acuerdo a las necesidades del cliente.

Como en el viejo cuento de Pinocho, mentirles a estos equipos se vuelve un verdadero problema. Si bien no pudimos testear todas sus bondades, Cogito 1002 no sólo revoluciona la seguridad electrónica sino que contribuye al cumplimiento del octavo mandamiento: “No mentirás”.

Algunos casos de implementación
• La policía de Nueva York
• Una unidad de investigación del Ejercito Israelí
• Una compañía de RRHH en Centroamérica
• En Sudáfrica una compañía muy grande de Diamantes

Ámbitos de aplicación
• Terrorismo
• Seguridad aeronáutica
• Control de fronteras
• Seguridad interior
• Control de migraciones
• Narcotráfico
• Areas de acceso restringido
• Interrogatorios policiales
• Seguridad carcelaria

¿Por qué Argentina?
“Trajimos este equipo a la Argentina porque creemos que puede ayudar a mejorar mucho el nivel de seguridad del país. El adelanto tecnológico lo permite y las empresas argentinas deberían invertir en este tipo de soluciones. Un producto de esta calidad y envergadura no puede venderse sin un soporte técnico in situ; es por ello que para nosotros el apoyo de Simicro es fundamental”, explica Ofer Tuval, Técnico Comercial de SDS.

Consultados sobre el costo del equipo, sus creadores aseguran que se encuentra al alcance de los organismos o las empresas que lo necesitan. “La Policía Federal, por ejemplo, tendría una gran ayuda con este tipo de soluciones, ahorrando tiempo de trabajo, recursos y muchas veces salvando vidas. Su precio es accesible y su aporte incalculable”, concluye.

La importancia de quién y cómo pregunta
Sin dudas, más allá de la efectividad del desarrollo, la confección del cuestionario se vuelve una variable fundamental. Según los fabricantes, el operador, con un curso de tres días ya puede manejar el equipo sin ninguna dificultad. En caso de ser necesario, la empresa ofrece asesoramiento al cliente sobre la confección y, en cada caso, brinda un cuestionario sugerido.

VIDEOS