domingo 22 de julio de 2018
Revista Innovación Seguridad » Detección de incendios » 19 feb 2009

La difícil tarea de proteger los Hospitales

Tanto por las características de sus ocupantes como por el diseño de sus construcciones, los hospitales son lugares muy especiales a la hora de diseñar un plan de seguridad contra incendios. En el siguiente artículo, usted podrá conocer de qué manera protegerlos cuando las soluciones tradicionales no son suficientes.


Siempre que se va a diseñar el sistema de protección de incendio en los hospitales, la cuestión fundamental a tener en cuenta es la incapacidad de auto-preservación de sus ocupantes. Si uno piensa en las protecciones contra incendios en los hoteles, por ejemplo, la variable más importante a tener en cuenta es que se trata de un edificio repleto de gente que no lo conoce en profundidad. En el caso de los hospitales, siempre hay que considerar que la gente no puede salir sola, necesita de la ayuda de otros y, muchas veces, no será posible trasladarlas.

A la hora de planificar el plan de lucha contra el fuego, se debe tener en cuenta que en cualquier hospital:
• Hay muchas personas que son incapaces de salir por sus propios medios.
• Hay mucha gente que no percibe la existencia de un incendio.
• La mayoría de los ocupantes son incapaces de adoptar una actitud razonable si perciben que hay un incendio, porque no saben cómo reaccionar.

La defensa en el terreno
Entre los profesionales especialistas en los incendios en hospitales existe una metáfora que reza que “Un hospital se debe proteger como a un barco, donde no hay hacia donde escapar”. Entendido de ese modo, el incendio se debe tratar de resolver internamente; es decir, la estrategia a llevar a cabo implica una defensa en el propio terreno. Se trata de un combate local.

¿Sobre qué se sostiene el argumento? Sin duda, dentro de un hospital siempre es preferible mantener el fuego lejos de los pacientes, que remover los pacientes para alejarlos del fuego.

La defensa en terreno involucra dos principios básicos:
• Los ocupantes sin capacidad de locomoción deben ser mantenidos en el edificio.
• Los pacientes en el piso de origen del incendio deben ser movidos de manera horizontal hacia un lugar seguro. El objetivo es llevarlos hacia un área que esté especialmente protegida contra los efectos del calor y del humo. Esa área se llamará Refugio.
Si consideramos como premisa fundamental la incapacidad de auto-preservación de los ocupantes, la solución ideal para combatir los incendios en los hospitales es un proyecto de construcción, mantenimiento y operación hechos todos para minimizar la necesidad de retirar los ocupantes del edificio

Ese objetivo se logra con:
• La detección rápida del incendio.
• La contención del fuego.
• El combate rápido y efectivo.
• El planeamiento de protección física del lugar.
• El planeamiento de los procesos y las operaciones cotidianas.

Algunos puntos principales a tener en cuenta sobre la protección de incendio en los hospitales:
• A diferencia de otros lugares, la carga de incendios de los hospitales es relativamente baja. Generalmente se trata de áreas que no tienen gran cantidad de fuego, poca combustión y su velocidad de propagación es baja.
• Si la construcción del edificio no está hecha como corresponde, la estrategia de protección nunca funcionará.
• Las habitaciones de los pacientes deben servir como áreas de refugio. Es una idea fundamental. El objetivo es aislarlas con paredes que vayan de piso a losa, para que se cierren completamente. Para ello, todas las aberturas deben estar correctamente selladas. Deben poder resistir dos horas contra el calor y el humo.
• El edificio debe tener varias salidas de emergencia, dispuestas para movilizarse de manera horizontal y no vertical (pisos), porque significa una mayor pérdida de tiempo y peligros adicionales.
• Todas las puertas y los pasillos amplios, para poder movilizar las camas cómodamente. Además, es importante considerar la disponibilidad del refugio (debe ser un ambiente amplio).
• Es fundamental instalar Sprinklers en todas las construcciones.
• Las áreas más peligrosas (cocina, laboratorio, lavandería y depósitos) deben contar con una protección especial.
• La prohibición de fumar debe mantenerse obligatoria.
• No es recomendable usar materiales combustibles en las decoraciones.
• Las puertas cerradas deben ser liberadas frente a una emergencia.
• Recordar siempre que mucha gente es incapaz de evacuar el lugar sin ayuda.
• Simular entrenamientos trimestrales con el personal estable de cada turno del hospital


Fuente: Este artículo fue escrito en base a la presentación “Protección contra incendio en hospitales. Cuando las soluciones tradicionales no son suficientes”, realizada por el Ing. Marcelo Lima (SUL AMERICAS SEGUROS), en el III Congreso de Seguridad Integral de SeguriExpo Bisec 2008.


Claves para recordar siempre:

• Los ocupantes son incapaces de movilizarse por sí mismos.
• Los Hospitales se protegen como un barco: la Defensa es en el lugar.
• Crear lugares especiales compartimentados (Refugios).
• Respetar los procedimientos operacionales.
• Entrenamiento frecuente de los distintos empleados.

 


La importancia de las estadísticas:
Las estadísticas de la NFPA de los incendios en hospitales en los Estados Unidos indican que desde 1980 la cantidad de sinistros se redujo cerca de 4 veces: de 12000 incendios anuales pasaron a ser 3000.

Antes, la principal causa eran los cigarrillos; hoy, con la prohibición de fumar, la cocina y los laboratorios son los principales sectores en donde se inician los incendios.

En todos los casos, el uso de los sprinklers significó una gran disminución en los siniestros.

 



¿Dios es brasileño?
En la noche del 24 de diciembre de 2007 se desató un incendio en el Hospital de Clínicas de San Pablo. Si bien el sinistro no dejó víctimas, causó pánico entre los pacientes, algunos de ellos en las salas de operaciones.

Más de 30 equipos de bomberos trabajaron hasta las primeras horas de la madrugada para controlar el incendio y equipos con cámara de oxígeno evacuaron los pacientes alojados en el área de terapia intensiva, en el noveno piso, hasta donde llegó una densa humareda negra.

El siniestro se inició por un corto circuito en el subsuelo del predio ubicado en el centro de San Pablo. A partir de allí, la humareda invadió el edificio a las 22 horas. Pocos minutos después, enfermeros comenzaron a desalojar a los pacientes internados en los pisos superiores.

Tres intervenciones quirúrgicas estaban siendo realizadas en el momento en que se declaró el siniestro. Las puertas que comunican con las escaleras de emergencia estaban cerradas y eso obstaculizó el trabajo de rescate y la evacuación.

El Hospital de Clínicas de San Pablo es uno de los más grandes de América. Diariamente, el edificio alberga entre 2000 y 3000 personas. Por fortuna, el incendio se produjo en una fecha y hora donde el hospital se encuentra casi vacío. Algunos dicen que Dios es brasileño y otros, que los milagros existen.

 


Normas de la NFPA

Si bien la protección de hospitales se aborda directa o indirectamente en cerca de 50 normas de la NFPA, las dos normativas fundamentales son la Nª 101 y la 99. La primera informa sobre cómo debe ser la protección física del establecimiento. Y la segunda, es una norma específica sobre todos los procedimientos que se deben llevar a cabo.


 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS