viernes 03 de febrero de 2023
Revista Innovación Seguridad » Videovigilancia » 26 nov 2010

El transporte público demandará CCTV y GPS

Los medios de transporte públicos recurren a la tecnología para mayor seguridad: “Antes de fin de año, las empresas de colectivos deberán contar con este sistema”, anunció Florencio Randazzo, el Ministro del Interior, en alusión a una nueva medida que obliga a las compañías de transporte público a contar con GPS para registrar el recorrido y la velocidad en la cual se desplazan sus unidades.


Uno de los principales motivos por los cuales se efectivizó este anuncio responde a la gran cantidad de accidentes ocurridos en los últimos tiempos y a la falta de control respecto del pago de las multas por infracciones que cometen los choferes. Al respecto, Randazzo aclaró que “la seguridad vial requiere de educación y prevención, acompañado por sanciones”.

Sin embargo, más allá del fin punitorio y de ordenamiento del tránsito, estos dispositivos aportarán información acerca del itinerario de cada interno, con el fin de advertir si éste cambia de trayecto o se detiene por motivos de un asalto o un desperfecto. Los datos obtenidos también serán controlados desde el Centro de Monitoreo de Tránsito, dependiente del Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires y desde la Comisión Nacional de Regulación del Transporte.
Paralelamente, en el corto plazo se prevé sumar al control satelital cámaras de seguridad y ampliar la medida al conurbano bonaerense. Este proyecto surgió en una reunión que mantuvieron a comienzos de año el Secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, el Secretario de Justicia de la Nación, Héctor Masquelet, el Subsecretario de Transporte Automotor, Jorge González, el titular de la CNRT, Eduardo Cicaro, el jefe de la Policía Federal Argentina, Néstor Valleca, comisarios de la policía provincial, representantes de las cámaras empresariales del sector y titulares de la UTA.

En referencia al equipamiento necesario para poner en marcha estos proyectos, Jonathan Tzatzkin, Gerente de Nuevas Tecnologías de Simicro, comentó que en la última edición de Intersec Buenos Aires presentaron el modelo MRS: “Un sistema de verificación on-line de datos provenientes de GPS, de contactos secos (cualquier apertura o cierre), de activación de alarmas y, lo más importante, de audio y video en vivo, que se envían a una central de monitoreo”.

No obstante, advirtió que la instalación de cámaras en el transporte suele presentar un inconveniente: “La problemática 3G en argentina radica en que es muy bajo el ancho de banda y suele funcionar mal. Por ese motivo testeamos numerosos equipos, tanto nuestros como de otras firmas y ninguno funcionaba tan bien en cuanto a interrupción de la red y bajo ancho de banda, este producto es muy innovador en ese sentido. Con él es posible enviar video por UDP, en lugar de TCP, con lo cual no conecta y desconecta todo el tiempo, si hay microcortes no importa, el equipo envía igual la información y está preparado para bajos niveles de señal”.

Tzatzkin concluyó: “Si uno tiene el control de dónde están los móviles puede brindar un mejor servicio y saber además qué está sucediendo con esos vehículos”.
En este sentido, el Ing. Gustavo Magnífico, indicó que ARG Seguridad presentó su DVR móvil, como una opción diferente para controlar al transporte público. “Este producto graba en una memoria SD de hasta 32 GB, que almacena entre tres y cuatro días lo que registran las cámaras y el micrófono, además imprime en pantalla la fecha, la hora, la velocidad en la cual se desplazaba el ómnibus y -conectado con un GPS externo- también puede puntualizar la posición geográfica en el mismo video”.

El Ing. Magnífico agregó: “En cuanto a la instalación, el equipo trae conectores propios para vehículos, con el fin de evitar una eventual desconexión. Las cámaras se suelen ubicar: una apuntando al parabrisas -por ejemplo, para registrar una maniobra riesgosa-, otra al conductor -para indagar si está hablando por celular, comiendo o discutiendo con alguien- y dos hacia los pasajeros, por si ocurriera un asalto, entre otras eventualidades. El colectivero, sabiendo que todo queda copiado, también se previene de cometer infracciones y, si ocurriesen, sirve como medio de prueba para multarlo”.
Comparablemente, el caso de los taxis resulta de mayor complejidad, debido a que sólo en la Ciudad de Buenos Aires se estima que circulan a diario más de 30 mil vehículos habilitados para tal fin. Es por ello y por la consecuente imposibilidad de monitorear a todas las unidades desde un mismo centro de control que se han implementado diferentes soluciones.

Por esa razón, Magnífico aclaró que el bajo costo del equipo antes mencionado resulta un factor importante a la hora de equipar a un taxímetro. “Otra de las ventajas radica en que al utilizar una memoria SD y no un disco rígido, ante un choque la micro tarjeta no se rompe y por ende no se pierde justo lo que al usuario le interesa, el momento del accidente. Frecuentemente las empresas que disponen de una flota adquieren el producto para comprobar cómo es el trato con el pasajero: si le cobra adecuadamente, si da más vueltas para llegar al destino, las infracciones cometidas y, como apoyo legal, para saber quién viajó, en el caso de un asalto.”

Otra de las alternativas -que comenzó como una prueba piloto en 30 coches, en la Ciudad de La Plata- consiste en colocar una cámara junto al espejo retrovisor, la cual se activa cuando el conductor aprieta un botón y envía una señal de pánico para advertir al centro de vigilancia que esa persona puede estar corriendo peligro. El dispositivo funciona en simultáneo con un sistema de seguimiento satelital, con el fin de ubicar con rapidez el recorrido del vehículo y así evitar el atraco.

Por otra parte, en la ciudad de Mendoza, aproximadamente el 40 % de los taxistas y remiseros optaron por fotografiar a los pasajeros con el fin de guardar un registro por si sucede algún ilícito. Mientras que, en Buenos Aires, un número reducido de conductores equiparon sus unidades con mamparas blindadas. Otra elección, compartida por varias empresas, consiste en colocar cámaras de seguridad en su flota con el fin de monitorearlas a través de Internet y dar aviso a la policía si observan que alguno de sus empleados se encuentra en riesgo.

En cuanto a la seguridad de los pasajeros, el sitio de Internet Safertaxi diseñó un procedimiento mediante el cual el consumidor de este medio de transporte envía un mensaje de texto desde su teléfono celular e informa los datos del taxi que abordó. Acto seguido recibirá un SMS con la calificación promedio de ese vehículo, basada en los comentarios de otros usuarios e información sobre hechos de inseguridad ocurridos en el mismo. El sistema además incluye un servicio de alerta en caso de que el viajero no confirme la llegada a su destino

 

 

VIDEOS