martes 23 de octubre de 2018
Revista Innovación Seguridad » Intrusión » 24 may 2012

¿Cómo detectar perforaciones con lanza térmica?

Por Ing. Enrique GreenbergCada vez con mayor frecuencia se producen ataques con estos dispositivos a cajas fuertes, tesoros metálicos, bóvedas, cajeros automáticos, etc.En esta edición, presentamos en qué consiste el método de perforación con lanza térmica, y cómo detectar el ataque a contenedores de valores, a través de detectores sísmicos y térmicos de conexión permanente y segura con los centros de monitoreo.


LA INTRUSIÓN MEDIANTE LANZA TÉRMICA

La perforación con la lanza térmica o el desbaste con ella, fue inventado en Francia hacia 1930 y ha sido largamente utilizada en la Segunda Guerra Mundial para desmantelar casamatas, infraestructuras metálicas, etc.

Esta pieza —también conocida como lanza de oxígeno, lanza de fusión o barra quemante— es una herramienta usada en demoliciones y cerrajería debido a su capacidad de fundir acero, penetrando en prácticamente cualquier material gracias a la temperatura alcanzada. Puede trabajar sumergida en agua dulce y salada.
 
Consiste en un tubo de hierro de aproximadamente un metro de longitud, relleno de un haz de varillas de hierro enriquecido con magnesio, con el fin de canalizar el flujo de oxígeno e impedir turbulencias que pudieran tender a favorecer retornos de materiales en fusión.

El diámetro ideal según las prácticas efectuadas es el que se encuentra entre los 15 y 25 mm de espesor, debido a la gran cantidad de oxígeno que habría que emplear en tubos de mayor diámetro para conseguir que el orificio fuese un poco mayor. La longitud de tubo depende del espacio que se disponga en el lugar de ataque (importancia de los pasillos de ronda en las cámaras acorazadas) si el espacio fuese libre. Cuanto más largo sea el tubo, tanto mejor, pues menos veces habría que cambiarlo ya que ante el empleo de la barra el tubo desgasta aproximadamente de 500 a 600 mm por minuto. Es decir que la longitud no tiene otra misión que el menor cambio de tubos.

Su uso se inicia calentándola mediante un soplete en el extremo libre de la lanza térmica y seguidamente se abre el paso de oxígeno (de 4 a 7 kg/cm²) para que circule por el interior de la lanza. Con ello se logra que se inicie la ignición en la punta de la lanza, que queda dispuesta para realizar la perforación. En ese momento la temperatura en la punta oscila entre 3.500 °C a 4.300 °C.

La llama, a esta temperatura, es capaz de fundir cualquier tipo de material ferroso o no ferroso, tal como acero, concreto, roca, hormigón, cobre, escoria, cuarzo, etc., llegando a reemplazar a perforadoras neumáticas y explosivos, con un costo muy inferior.

La lanza formada según la descripción anterior se acopla mediante rosca en otro sistema adecuado a un soporte con válvula generalmente de cobre (u otro material no oxidante) que permite al operario el cierre o paso de oxígeno según secuencia a realizar. Este soporte se conecta mediante una manguera a la fuente de suministro de oxígeno a presión, controlada mediante regulador. Las presiones de trabajo son variables, siendo las más apropiadas las comprendidas entre los 5 y 10 kg/cm².
 
 Este tipo de dispositivo presenta las siguientes ventajas:

•    Desarme y corte de materiales múltiples con un mismo material (por ejemplo: hormigón, acero inoxidable, aleaciones, aluminio).
•    Relativamente silencioso, salvo el silbido del gas bajo presión.
•    Sin efectos mecánicos ni vibraciones.
•    Rapidez de puesta en servicio y de ejecución.
•    Poco escombro (botellas de gas y lanzas).

Como así también estos inconvenientes:

•    Utilización de oxígeno y sus problemas ligados.
•    Difícil protección del operario.
•    Humos.
•    Personal altamente entrenado y conocedor de la tarea técnica.
•    Fuerte energía irradiada.


Las tasas de penetración promedio son:

•    En 5 segundos atraviesa 25 mm de acero
•    En 45 segundos atraviesa 76 mm de acero Mn
•    En 2,5 minutos atraviesa 250 mm de hormigón

Para atravesar una puerta acorazada convencional se necesitan 60 minutos de tiempo de corte.
Generalmente los delincuentes desconectan los sistemas de alarma para contar con el tiempo necesario para efectuar los cortes.

Casi siempre en estos casos la desactivación de la alarma no es violenta, sino que por el contrario se efectúa por conocimiento de claves o porque las claves no fueron activadas. Por ello, es de suma importancia que los contenedores de valores cuenten con detectores sísmicos y térmicos de conexión permanente y segura con los centros de monitoreo.



LA DETECCIÓN MEDIANTE DETECTORES SÍSMICOS

Los detectores sísmicos son dispositivos que detectan vibraciones generadas por las herramientas de ataque más comunes como roto percutoras, discos de diamante, sopletes, lanzas térmicas, etc. Estos detectores proveen una real protección para cajas de seguridad contra ataques con explosivos e intentos de rotura con cualquier clase de herramientas como taladros con cabeza de diamante, herramientas de presión hidráulica, lanzas de oxígeno y uso de explosivos.


La acción de corte de materiales duros como el concreto, el acero o blindajes sintéticos produce una aceleración de masa dentro del material. Esto crea oscilaciones mecánicas que son transmitidas como sonido en la estructura. El sensor del detector sísmico toma estas oscilaciones y las convierte en señales eléctricas. Un detector electrónico analiza las señales en un preseleccionado rango típico de herramientas de ruptura, y dispara la alarma vía un contacto de relay. El ajuste de la sensibilidad del detector y la selección del tiempo de respuesta permiten al detector ser usado para todo tipo de aplicaciones.


Para su construcción se utiliza tecnología híbrida y SMD y posee tres canales de detección: a) para perturbaciones bruscas como explosiones, b) medianas y discontinuas, como el accionar de martillos, o c) de baja amplitud y larga duración como las producidas por herramientas térmicas.


Están diseñados específicamente para protección de bóvedas, tesoros y máquinas de cajeros automáticos, y además pueden ser usados para proteger otras estructuras reforzadas tales como cajas de depósito nocturnas, cajas de almacenamiento de datos, cajas archivadoras, etc.

El procesamiento de la señal depende del sistema de detección:
• Un detector de umbral responde a señales de gran amplitud y corta duración, tales como aquéllas causadas por explosiones.
• Una ventana mide la duración, cantidad y amplitud de las señales producidas por golpes, tales como las causadas por martillos y cinceles.
• Un bloque de análisis responde a bajas amplitudes de larga duración, tales como aquéllas causadas por agujereadoras.
La sensibilidad es ajustable en el lugar, permitiendo al instalador adecuar la protección a cada aplicación. Poseen filtrado adicional especialmente diseñado para aplicaciones en cajeros automáticos y depósitos nocturnos.
El montaje en superficies metálicas se realiza directamente, mientras que si el detector es montado sobre una pared de concreto es necesario utilizar una placa metálica plateada entre la pared y el detector.

Rango de cada detector
El rango de cada detector depende de los siguientes factores:

•  La construcción del recinto de valores, caja fuerte, etc.
• Las características de vibración de la construcción.
• La sensibilidad requerida para cada detector.
• La vibración natural ambiente y el nivel de ruido en el local

LA OFERTA
Consialtec S.A. desarrolló el modelo Viking 1.2, que ofrece:
* Tres diferentes sistemas de detección.
* Salida con relay de estado sólido.
* Sensibilidad ajustable por software para cada modo de agresión en forma independiente.
* Protección “Tamper” Multipunto.
* Capacidad de prueba remota.
* Montaje superficial o embutido.
* Alimentación: 9 a 15VCC con 20mA nominal.
* Salida de alarma: Relay de alarma NA/NC Contactos Forma “A” (C/NC), 24mA/30VDC .
* Dispositivo antidesarme: El sistema de sensado del Tamper multipunto detecta la remoción de la tapa, la remoción de la unidad de la superficie de montaje e intentos de quemar el detector.
* Registro de eventos en tiempo real (opcional).
* Temperatura de Operación y Almacenamiento: -20 a +55 grados centígrados.
* Inmunidad por Interferencia de Radio Frecuencia (RFI).
* Tecnología: Procesamiento digital de la señal.
* Tipo de sensor: Bimorfológico.
* Rango de detección: Entre 1,5 y 14 metros.
* Área cubierta: 7 m2 a 50 m2.
* Aplicaciones: Tesoros de concreto, tesoros de acero, cajeros automáticos, maquinas tickeadoras, etc.
* Rango de frecuencias: Entre 6 y 20 Khz.

¿Qué puede proteger el Detector Viking?
• Bóvedas y Cajas Fuertes
• Tesoros
• Cajeros automáticos
• Cajas de depósito nocturnas
• Máquinas Tickeadoras
• Almacenamiento de datos
• Cajas archivadoras
• Ambientes seguros
- Bancos
- Museos
- Cooperativas
- Mutuales
- Depósitos

¿Qué distingue al Detector Sísmico Viking?
Flexibilidad: Un producto con software ajustable a los requisitos de cada cliente.
Memoria: Registro de eventos opcional para análisis posterior.
Conexión: Alternativas variadas de reporte online.

LOGOREG: Captura y Descarga de Eventos
El Detector Viking cuenta con una opción para almacenar los últimos eventos detectados, a través de una placa adicional.
Cuando es necesario transmitir los eventos registrados a una PC, esta placa se conecta al lector LogoReg.


Para más información:  +54 11  4777-6005 / 4771-1009
info@consialtec.com.ar   -  www.consialtec.com.ar    

VIDEOS