domingo 22 de julio de 2018
Revista Innovación Seguridad » Todos » 1 jul 2004

Todo el énfasis de ALAS para la tarea de capacitar.

Andrea Ferrando fue quizá la persona que más entrevistas mantuvo en los tres días que sesionó SeguriExpo 2002. En todos los casos luciendo su amplia sonrisa, la directora ejecutiva de la Asociación Latinoamericana de Seguridad (ALAS) enfatizó la importancia de la capacitación.


Ciertamente que en esos cuatro días dialogó con cientos de empresarios presentes en la muestra y tendió hacia ellos el mensaje de que ALAS puede ser también vehículo para las exportaciones o negocios en toda la geografía de las Américas –desde Canadá a Tierra del Fuego-, que cubre la entidad que dirige.
Andrea Ferrando es chilena, de Santiago; pero hace 12 años que reside en EEUU, donde culminó sus estudios universitarios. Cursó su MBA en la Universidad de Pensilvania y actualmente vive en Miami. Allí están las oficinas de Latin American Security Association (ALAS).

“Por mi labor profesional estoy en contacto frecuente con la industria y sus representantes; pero lo excitante de ocasiones como éstas es que en las exposiciones uno se encuentra con la gente que usa los productos, también con los instaladores y es una experiencia sumamente gratificante. Y, por el lado de la Asociación se advierte cómo se puede servir a los miembros de la entidad, de manera preactiva. La verdad es que nuestra asociación es netamente educadora. No nos metemos en política; sólo queremos capacitar a la industria y que salga adelante. Lo que pasó es que antiguamente los fabricantes tomaron el rol de capacitar y ésa no es su tarea; los fabricantes tienen que vender. Y nosotros, como Asociación, viendo a esta gente que está buscando trabajo, nos compete capacitarla en una nueva área, dejarla en un nivel básico, de modo que el fabricante la tome y le enseñe el producto. Que le enseñe ya no cómo hacer una instalación, o qué tipo de cable debe usar o a cuántos metros se utiliza la fibra óptica y ese tipo de cosas. Lo que buscamos con la capacitación es crear un nivel básico, que ayude al fabricante a vender ese producto, nada más”.

En su desempeño profesional, Andrea Ferrando ocupó posiciones ejecutivas en la empresa de integración de sistemas ADEMCO y, en Pelco, la compañía de Circuitos Cerrados de TV. “Por ser chilena y teniendo presente el lugar que se le da en mi país a la educación, además de haber trabajado con esas dos empresas que dan tanta importancia a la capacitación, siempre tuve claridad en ese tema. Eso me permitió ver la necesidad de capacitación que hay en otros países latinoamericanos; algo que sorprende a los americanos, quienes no pocas veces preguntan: ¿en vuestros países verdaderamente leen los manuales? Claro, les digo. Es que realmente valoran la educación y, a falta de cursos o seminarios, apelan a leer detenidamente los manuales y bueno, éstos no siempre están a la altura de las circunstancias”.
“Los americanos -agrega- están más acostumbrados a marcar un número y tener soporte telefónico inmediato, mientras que para nosotros las telecomunicaciones son costosas. Allí es donde hay una necesidad no cubierta de la industria, que es la de capacitar. Al mismo tiempo, se dio en los últimos años, la llegada a Latinoamérica de fabricantes, invirtiendo mucho dinero y dispuestos a apoyar la educación”. “Cuando se está en una industria -prosigue- uno debe devolver cuanto le llega de ella y la única forma de que esa industria crezca es que su gente esté capacitada. Cuando hablamos con los fabricantes de EEUU exhiben cifras claras de que la mayoría de las fallas no derivan de los equipos sino de la instalación. Entonces se asiste a la evidencia tan obvia de la necesidad de capacitar, que se presenta en todos los países”.

“ALAS acaba de contratar un instructor dedicado tiempo completo a nuestra Asociación, justamente porque hemos visto una gran demanda en la mayoría de los países de la región. La gente ya se da cuenta que esto es en serio y tenemos recursos humanos muy valiosos y los cursos que damos no tienen nada que envidiar a los de EEUU. Nuestros cursos tienen certificaciones homologadas para EEUU y Canadá pero, lamentablemente, están a un precio bastante alto si lo comparamos con la realidad argentina. El curso se da en Latinoamérica con un precio de u$s 165 a u$s 195, costo que sabemos que en la Argentina es hoy difícil de cubrir. Ante ello estamos viendo la forma de que distintos distribuidores locales puedan auspiciar, y, en cierta forma compartir, el gasto que nosotros tenemos que pagar sí o sí. Los distribuidores con los que hemos hablado están muy entusiasmados en hacer algo; de modo que veo que en un futuro muy cercano vamos a tener esos cursos de capacitación en la Argentina”..

Cursos que dicta ALAS

Andrea Ferrando explica que ALAS imparte actualmente dos tipos de cursos: uno sobre Control de Accesos y otro de Alarmas. El curso de Alarmas tiene un requisito previo consistente en el envío por correo de un manual auto preparatorio del examen. Una vez que el mismo fue aprobado ya se puede asistir a las clases. Ambos cursos duran dos días y se aprueban superando un examen que acuerda la certificación. Esta certificación -añade- las da ALAS juntamente con la Security Industry Association (SIA -la Asociación de la Industria de la Seguridad de EEUU) para el caso de Control de Acceso. Mientras que la certificación del curso de Alarma la otorga ALAS juntamente con CANANSA (Asociación Canadiense de Seguridad). Actualmente están en preparación otros dos cursos sobre CCTV y Estaciones de Monitoreo.

- IT: Algunos sostienen que no se tiene conciencia de la necesidad de seguridad, acaso porque Latinoamérica no ha tenido grandes desastres como EEUU u otros países. ¿le parece válida esa reflexión?

- AF: Si bien una seguridad completa no existe, es muy importante prevenir los riesgos y jamás hay que esperar a que ocurran. Cuando el desastre no nos toca de cerca, no nos damos cuenta. Pero veamos: la realidad que hoy vive Colombia -los secuestros y la incertidumbre que rodea a todos- es algo que los argentinos están empezando a vivir ahora. Nuestros países -Argentina y Chile- nunca tuvieron este tipo de problemas o, si los tuvieron, fueron muy esporádicos. En cambio ahora es una realidad de la que debemos cuidarnos cada día. El mundo está cambiando y debemos ser muy cautelosos.

- IT: También se requiere una legislación adecuada ¿cierto?

- AF: En la medida en que los gobiernos no sean firmes en cuanto a cómo van a castigar la delincuencia, seguirá siendo fácil robar, secuestrar y cometer todo tipo de delitos. Resultado: los delincuentes irán a la cárcel por 5 o 6 meses, después saldrán y seguirán haciendo lo mismo. En nuestra Asociación, al momento de constituirnos, nos planteamos dos necesidades básicas, una es la capacitación y otra la estandarización. Nos hemos enfocado en la primera: educación, y abordamos paulatinamente la estandarización. Éste es un tema difícil para trabajar. Argentina está viviendo una realidad que alberga mucha burocracia en estos temas. Necesitamos avanzar todas las asociaciones juntas, tanto en la Argentina como en otros países, para poder luchar contra las reglas y estandarizaciones ineficientes o ausentes.

- IT: En general los estándares mas elevados son los de EEUU ¿debemos seguir esas normas simplemente?

- AF: Hay una realidad poco percibida en Latinoamérica y es que al haber adquirido productos de EEUU tenemos acceso a toda su normativa. Si bien no debemos implantarla tal como está allá, sí mirarla y modificarla de acuerdo a las diferentes realidades. Pero no es útil reinventar lo que ya está hecho. Y es lo mismo con los cursos de la Asociación. A veces me encuentro con comentarios como: “Estamos desarrollando un CCTV…”. Y yo pienso: “Nosotros también lo estamos haciendo, hemos invertido mucho dinero en ello; hagámoslo entonces en conjunto.”Somos una asociación sin fines de lucro y lo que queremos es educar

Por Epifanio Blanco

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS